Adicción al tabaco – Reporte de investigación
¿Cuál es el alcance del consumo de tabaco y su costo para la sociedad?

Aproximadamente una cuarta parte de la población usa productos de tabaco, y el 19.4% fuma cigarrillos. Según la encuesta National Survey on Drug Use and Health (NSDUH) de 2016, se estima que 63.4 millones de personas mayores de 12 años utilizaron productos de tabaco el mes anterior; esto incluye 51.3 millones de fumadores.7 Los porcentajes de personas fumadoras continúan disminuyendo año tras año; el porcentaje de personas mayores de 18 años que fuman cigarrillos disminuyó del 20.9% en 2005 al 15.8% en 2016, según la encuesta National Health Interview Survey (NHIS) de 2017.8

Imagen
This graph shows the percent of students reporting daily cigarette use in the past year. Results are shown in the text description.

No obstante, las tasas de tabaquismo son mucho más altas entre las personas más vulnerables de nuestra sociedad. El 25% de los estadounidenses que padecen trastornos mentales, incluida la adicción, representan el 40% de los fumadores del país.9 (véase "¿Las personas con enfermedades mentales y trastornos de consumo de drogas consumen tabaco con mayor frecuencia?). Más del 40% de las personas que tienen el certificado GED (de desarrollo de educación general) fuman,10 la prevalencia más alta observada entre todos los grupos socioeconómicos.10 Asimismo, las personas que viven en zonas rurales, en particular en los estados del sureste, consumen tabaco en todas sus formas en proporciones más altas que las que viven en zonas urbanas. Estas diferencias no pueden explicarse totalmente basándose en niveles de pobreza o riqueza.11

El consumo de cigarrillos entre los jóvenes ha llegado a los niveles históricos más bajos. Según la encuesta “Observando el futuro” (Monitoring the Future, MTF)12 el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) de 2015, unos 4.7 millones de estudiantes de enseñanza media y secundaria consumieron productos de tabaco durante el mes anterior. Los datos de la encuesta National Youth Tobacco Survey (NYTS)13 indican que los cigarrillos electrónicos fueron la forma más común de consumo de tabaco entre los estudiantes de enseñanza media (5.3%) y secundaria (16%) 13 en 2015. Los cigarrillos electrónicos no contienen tabaco, pero sí contienen nicotina sintética; no obstante, a fines regulatorios se los clasifica como productos de tabaco. Estas conclusiones aparecen reflejadas en otros estudios,14–17 entre ellos la encuesta MTF.12 Los científicos no han determinado aún las consecuencias médicas del uso prolongado de los cigarrillos electrónicos o los efectos secundarios del vapor de estos dispositivos (véase "¿Qué son los cigarrillos electrónicos?").

Entre 1964 y 2012, alrededor de 17.7 millones de personas murieron por causas vinculadas al consumo de tabaco.18 Esto significa que anualmente mueren más de 480,000 personas por este motivo.1 Si las tasas actuales de consumo de tabaco se mantienen, 5.6 millones de estadounidenses que actualmente son menores de 18 años morirán en forma prematura por enfermedades vinculadas al tabaquismo.13

Además del tremendo impacto que provocan las muertes prematuras vinculadas al consumo de tabaco, los costos económicos también son altos. Los expertos estiman que entre 2009 y 2012 el costo social por año derivado del consumo de tabaco en los Estados Unidos osciló entre $289,000 millones y $332,500 millones. Esto incluye entre $132,500 millones y $175,900 millones en la atención médica directa de adultos y $151,000 millones por la pérdida de productividad ocasionada por las muertes prematuras. En 2006, la pérdida de productividad provocada por la exposición al humo de segunda mano representó un costo para el país de $5,600 millones.1 Alrededor del 70% de los costos excesivos de atención médica de los fumadores podrían evitarse si abandonaran el hábito de fumar.19