Adicción al tabaco – Reporte de investigación
Otros productos de tabaco

Si bien en los últimos 40 años hubo una disminución importante en la cantidad de cigarrillos fumados, el consumo de otros productos de tabaco está en aumento, especialmente entre los jóvenes.110 Estos productos incluyen:

  • Cigarros: tabaco envuelto en hojas de tabaco o en otra sustancia que contiene tabaco (en vez de papel); se pueden comprar individualmente
  • Cigarros pequeños: similares a los cigarros pero más pequeños; cuestan menos y también se pueden comprar individualmente
  • Narguiles (hookahs) o pipas de agua: pipas con un tubo largo y flexible por el que se aspira el humo de tabaco saborizado encendido a través del agua contenida en un bol
  • Tabaco sin humo: productos como el tabaco masticable y el tabaco molido (snuff) que se colocan en la boca, entre los dientes y la encía
  • Tabaco en polvo: mezclas que se inhalan por la nariz

En 2014, casi un cuarto de los estudiantes de la escuela secundaria reportaron el consumo de un producto de tabaco el mes anterior; los más populares fueron los cigarrillos electrónicos (13.4%), los narguiles o hookahs (9.4%), los cigarrillos (9.2%), los cigarros (8.2%), el tabaco sin humo (5.5%) y el snus (pasta de tabaco húmeda) (1.9%).17

Cigarros

En 2016, aproximadamente 12 millones de personas de 12 años o más (el 4.6% de la población adolescente y adulta) habían fumado cigarros el mes anterior.7 La mayoría de los adolescentes y los jóvenes que fumaron cigarros también fumaban cigarrillos.111

Cigarros pequeños

Los datos del Suplemento sobre el consumo de tabaco de la Current Population Survey (encuesta de población actual) y de la encuesta NSDUH sugieren que los hombres más jóvenes y con desventajas económicas comienzan a consumir tabaco en forma de cigarros pequeños.111 Entre 2002 y 2011, el consumo de cigarrillos el mes anterior disminuyó entre hombres y mujeres en todos los grupos etarios. Sin embargo, durante el mismo período las tasas de consumo de cigarros pequeños entre los hombres de 18 a 25 años se mantuvieron constantes (en aproximadamente el 9%).111 

Narguiles (hookahs) o pipas de agua

Según la encuesta NYTS, entre 2011 y 2014 aumentó el uso de narguiles entre los estudiantes de la escuela media y secundaria a pesar de la disminución del consumo de cigarrillos y cigarros.17 Las investigaciones también sugieren que el índice de uso de narguiles para fumar tabaco aumenta en el primer mes de la universidad.112 Datos nacionales representativos de estudiantes universitarios indican que quienes fuman cigarrillos o cigarros todos los días (al igual que quienes consumen marihuana) tuvieron mayor probabilidad de usar pipas de agua con frecuencia.113 

Quienes usan narguiles pueden creer equivocadamente que son menos adictivos que los cigarrillos; sin embargo, una sesión de narguile expuso a los usuarios a un volumen mayor de humo y a niveles más altos de las sustancias tóxicas del tabaco (como el alquitrán) que un solo cigarrillo.114 Además, fumar en narguile está vinculado con la dependencia de la nicotina y las consecuencias médicas asociadas115,116 (véase “¿Qué consecuencias trae el consumo de tabaco para la salud física?”). Las revisiones de la literatura sobre los usuarios de pipas de agua sugieren que, al igual que quienes consumen tabaco en otras formas, muchos han tratado de dejar pero no han logrado hacerlo por sí solos.115 Estos hallazgos indican la necesidad de políticas de control de tabaco e intervenciones de prevención y tratamiento para este método de consumo de nicotina similares a las que existen para los cigarrillos. 

Tabaco sin humo 

En 2016, 8.8 millones de personas de 12 años o más (el 3.3% de esa población) consumieron tabaco sin humo el mes anterior.7 En general, el consumo de tabaco sin humo entre las personas adultas disminuyó entre 1992 y 2003, pero se ha mantenido constante desde entonces.117 Datos longitudinales sugieren que es más probable que las personas pasen del tabaco sin humo a fumar cigarrillos que a la inversa.118 Si bien los fumadores pueden intentar consumir tabaco sin humo para fumar menos o dejar de fumar, las investigaciones sugieren que esa estrategia no da resultado.116 Sin embargo, hay quienes argumentan que consumir tabaco sin humo en vez de fumar cigarrillos puede ayudar a reducir los daños asociados con fumar cigarrillos tradicionales.119

Consumo de tabaco en múltiples formas 

Algunos consumidores de tabaco lo consumen de varias maneras (consumo múltiple). Esta conducta está asociada con una mayor dependencia de la nicotina120 y con el riesgo de otros trastornos de consumo de drogas.72 Los análisis de una década de datos de la encuesta NSDUH hallaron índices sostenidos de consumo múltiple entre 2002 y 2011 (8.7 a 7.4%) entre las personas de 12 años o más. Sin embargo, el consumo de algunas combinaciones de productos (como cigarrillos y tabaco sin humo, cigarros y tabaco sin humo o el consumo de más de dos productos) aumentó durante ese período.120 

Entre las personas menores de 26 años, los índices de consumo múltiple de tabaco aumentaron a pesar de la disminución del consumo de tabaco en general. El consumo múltiple de tabaco se asoció con personas del sexo masculino, de poca educación, con ingresos relativamente bajos y que adoptaban conductas de riesgo.120 En2014, aproximadamente 2.2 millones de estudiantes de la escuela media y secundaria habían consumido dos o más tipos de productos de tabaco el mes anterior, según la encuesta NYTS.121 El consumo múltiple de tabaco fue corriente, incluso entre los estudiantes que consumieron productos de tabaco 5 días o menos el mes anterior.121 La encuesta NYTS de 2012 halló que el 4.3% de los estudiantes habían consumido tres o más tipos de tabaco. Este estudio también observó que el sexo masculino, la utilización de productos saborizados, la dependencia de la nicotina, la receptividad a la publicidad de tabaco y el consumo percibido de los compañeros fueron todos factores asociados con el consumo múltiple de tabaco en los jóvenes.122

El consumo de tabaco saborizado en adolescentes y jóvenes

Una preocupación específica sobre los cigarrillos electrónicos y otros productos de tabaco como los cigarros pequeños y los narguiles es el agregado de saborizantes, que pueden hacerlos particularmente atractivos para los jóvenes.17,111 La ley Family Smoking Prevention and Tobacco Control Act de 2009 prohibió la venta de cigarrillos con sabor que no sea mentol, pero otros productos saborizados de tabaco, como los cigarros pequeños y el tabaco sin humo, todavía pueden venderse. Agregar sabores a los productos de tabaco o a la solución de nicotina que se usa en los cigarrillos electrónicos puede hacerlos más atractivos para algunos usuarios porque pueden enmascarar el gusto áspero.108,123 Si bien es necesario realizar más investigaciones sobre la manera en que los sabores afectan el consumo a largo plazo, los expertos en salud han manifestado preocupación por el hecho de que muchos de los sabores que se encuentran en los productos de tabaco también se encuentran en golosinas y bebidas.124 Esos sabores pueden hacerlos más atractivos para los adolescentes y pueden contribuir al mayor consumo de estos productos entre las personas jóvenes.

Aproximadamente el 6.3% de los estudiantes de la escuela media y secundaria reportaron consumir cigarrillos saborizados o pequeños cigarros saborizados, según la encuesta NYTS de 2011.125 Los datos de la misma encuesta correspondientes al año 2014 indican que de los estudiantes de la escuela media y secundaria que en la actualidad consumen tabaco, alrededor del 70% —aproximadamente 3.26 millones de jóvenes— habían consumido al menos un producto de tabaco saborizado el mes anterior.126 Entre quienes consumieron el mes anterior, los productos saborizados usados con mayor frecuencia fueron cigarrillos electrónicos, tabaco para narguile y cigarros.126 Aparentemente, los jóvenes no necesariamente "dejan atrás" la etapa del consumo de productos de tabaco saborizados: entre los adultos de 18 a 34 años, casi un quinto (el 18.5%) de quienes consumen tabaco consumen productos saborizados (incluidos productos con sabor mentolado).127