La heroína – Reporte de investigación
¿Qué puede hacerse en el caso de una sobredosis de heroína?

La sobredosis es una consecuencia peligrosa y mortal del consumo de heroína. Una dosis alta de heroína disminuye la frecuencia cardíaca y la respiración a un punto tal que la persona no puede sobrevivir sin auxilio médico. La naloxona (por ejemplo, Narcan® y Kloxxado®) es un medicamento antagonista de receptores opioides que puede eliminar todos los signos de la intoxicación con opioides y revertir una sobredosis. Actúa adhiriéndose rápidamente a los receptores opioides y evitando que la heroína los active.27 Debido al tremendo aumento de las muertes por sobredosis causadas por el abuso de opioides recetados, ha habido una mayor demanda de servicios para la prevención de las sobredosis de opioides. La naloxona que puede ser administrada por personal no médico ha demostrado ser eficaz con relación al costo y salvar vidas.28 En abril del 2015, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó el rociador nasal Narcan®, que se aplica directamente en una fosa nasal. En el 2021, la FDA aprobó un rociador nasal de naloxona con una dosis más elevada llamado KLOXXADO®. 29 Dado que Narcan® y Kloxxado® pueden ser usados por cuidadores o familiares, el acceso a la naloxona es ahora mucho más amplio.30

Además, la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental de Estados Unidos (Substance Abuse and Mental Health Services Administration, SAMHSA) actualiza constantemente su Manual de Instrucción sobre la Prevención de Sobredosis de Opioides, el cual brinda valiosa información necesaria para establecer políticas y prácticas destinadas a evitar las sobredosis y muertes relacionadas con los opioides. El manual contiene material destinado al personal de auxilio inicial, los proveedores de tratamientos y las personas que se están recuperando de una sobredosis de opioides. El resumen de políticas del NIDA contiene información adicional sobre la naloxona