Las ratas prefieren la interacción social a la heroína o la metanfetamina

Este estudio:

  • Mostró que las ratas renuncian a la heroína y la metanfetamina al preferir pasar tiempo con otra rata.
  • Destaca la importancia de incorporar la elección voluntaria entre las drogas por un lado y las recompensas sociales por otro dentro de la investigación sobre la drogadicción, e introduce un modelo novedoso para estudiar el impacto de la motivación social en los estudios sobre el consumo y la adicción a las drogas.

Un estudio reciente publicado en Nature Neuroscience muestra que las interacciones sociales pueden generar un profundo efecto en la autoadministración y la recaída en el consumo de drogas y en la respuesta del cerebro a las señales asociadas a estas. La investigación se realizó en el laboratorio del Dr. Yavin Shaham, del Programa de Investigación Intramuros del NIDA, y fue dirigida por el Dr. Marco Venniro.

Los investigadores dieron a las ratas la opción de presionar una palanca para una infusión de drogas o una palanca diferente para abrir una puerta e interactuar con un compañero social. Las ratas optaron por abrir la puerta más del 90 por ciento de las veces, incluso cuando previamente se habían autoadministrado metanfetamina por muchos días y mostraban comportamientos que corresponden a conductas adictivas humanas.

Imagen
 Ver descripción de texto a continuación
Imagen. La abstinencia voluntaria a favor de los contactos sociales protege a las ratas contra la incubación del deseo vehemente después de la abstinencia. Las ratas que habían sido entrenadas para autoadministrarse metanfetamina fueron forzadas a permanecer abstinentes al no permitirles acceso a la droga o se abstuvieron voluntariamente al preferir interactuar con otra rata (opción social). Su deseo por la droga, como lo indica el número de veces que presionaron la palanca para obtener la droga en una sesión de 30 minutos, se evaluó durante el día 1 (verde), el día 15 (azul) y el día 45 (rojo) de abstinencia. Las ratas con abstinencia forzada buscaron la droga en un grado considerablemente mayor en el día 15 y en el día 45 que en el día 1, lo cual es un indicio de incubación del deseo por la droga. Las ratas con abstinencia voluntaria a favor de una opción social no mostraron indicios de incubación. Vea la descripción del texto completo al final del artículo.

Los investigadores demostraron diferencias entre las ratas que voluntariamente renunciaron a la metanfetamina para obtener una recompensa social y un grupo de ratas que se vieron forzadas a abstenerse cuando se eliminó su acceso a la droga. Las ratas que eligieron la abstinencia no mostraron indicios de intensificación (incubación) del deseo vehemente por las drogas que ocurre con el tiempo tanto en modelos en ratas como en algunos seres humanos que se abstienen de consumirlas. Por el contrario, las ratas que se vieron forzadas a estar abstinentes buscaron la droga más ávidamente 15 y 45 días después de su última dosis en comparación con su primer día de abstinencia (vea la imagen). La falta de "incubación del deseo vehemente por las drogas" de las ratas con abstinencia voluntaria se relacionó con evidencia de actividad neuronal reducida en la amígdala central y la corteza insular ventral anterior, áreas asociadas con recaídas y el deseo vehemente por las drogas en modelos en ratas.

El Dr. Venniro asevera que los resultados demuestran que la recompensa social tiene notables efectos protectores y restauradores en los modelos de adicción con roedores e ilustran la importancia de tener en cuenta factores sociales en los estudios neurofarmacológicos de la drogadicción. El modelo que se usó en este estudio ofrece una herramienta para hacer justamente eso. Los investigadores pueden usarlo para aprender cómo las recompensas sociales alteran las formas en que los posibles medicamentos nuevos u otros factores repercuten en las respuestas conductuales y neurobiológicas a las drogas adictivas.

El objetivo primordial de tales estudios es aprender cómo las recompensas sociales podrían usarse para prevenir y tratar la adicción en los seres humanos. La recompensa social ya funciona como el principio que rige algunas terapias con base científica. El Dr. Venniro explica que, desde una perspectiva clínica, sus hallazgos respaldan una implementación más amplia de tratamientos conductuales basados en la sociedad, que no solo incluyen el enfoque de refuerzo comunitario, sino también enfoques innovadores de las redes sociales, como los que se implementan para ofrecer apoyo social antes y durante episodios relativos a la búsqueda de drogas.

El Dr. Venniro señala que la vida social y las respuestas de las personas son mucho más complicadas que las de los roedores. En consecuencia, los estudios en animales sobre el papel de la recompensa social en la drogadicción deberán diseñarse meticulosamente e interpretarse con cautela si se desea que cumplan su propósito.

Este estudio contó con el apoyo del Programa de Investigaciones Intramuros del NIDA.

Texto descriptivo de la imagen

El gráfico de barras muestra los resultados de una prueba de incubación del deseo vehemente por drogas en ratas que se autoadministraban metanfetamina y que se vieron forzadas a permanecer abstinentes (panel izquierdo) o que voluntariamente renunciaron a la metanfetamina al preferir interactuar con otra rata (opción social, panel derecho). El eje horizontal muestra los resultados para animales machos y hembras en ambos grupos en el día 1 de abstinencia (barras verdes), el día 15 de abstinencia (barras azules) y el día 45 de abstinencia (barras rojas). Para cada par de barras, las hembras se muestran a la izquierda y los machos a la derecha. En ambos paneles, el eje vertical muestra el número de veces que presionaron la palanca para obtener metanfetamina durante una sesión de prueba de 30 minutos, en una escala de 0 a 60.

Dentro del grupo de abstinencia forzada, en el día 1 de abstinencia, las hembras presionaron la palanca aproximadamente 25 veces y los machos aproximadamente 15 veces. En el día 15 de abstinencia, las hembras presionaron la palanca aproximadamente 38 veces y los machos aproximadamente 35 veces y en el día 45 de abstinencia, las hembras presionaron la palanca aproximadamente 38 veces y los machos aproximadamente 32 veces. Los asteriscos encima de las barras azules y rojas indican que estos valores fueron considerablemente diferentes de los valores del día 1 de abstinencia, lo que refleja la incubación del deseo vehemente por la droga. El símbolo de numeral o “hash” sobre las barras azules indica que estos valores fueron considerablemente más altos que los del día 15 en comparación con el grupo de abstinencia voluntaria por opción social.

Dentro del grupo de abstinencia voluntaria por opción social, en el día 1 de abstinencia, las hembras presionaron la palanca aproximadamente 19 veces y los machos aproximadamente 20 veces; en el día 15 de abstinencia, las hembras presionaron la palanca aproximadamente 20 veces y los machos aproximadamente 21 veces; y en el día 45 de abstinencia, las hembras presionaron la palanca aproximadamente 27 veces y los machos aproximadamente 25 veces.

Fuente: