Hepatitis viral: una consecuencia muy real del uso de sustancias

La hepatitis es una inflamación del hígado. Puede ser causada por una variedad de toxinas (como drogas o alcohol), enfermedades autoinmunes o patógenos (incluidos virus, bacterias o parásitos).1 La hepatitis viral es causada por una familia de virus etiquetados como A, B, C, D y E. Para obtener más información sobre la ruta de transmisión y el pronóstico de cada virus, visite la División de Hepatitis Viral de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. La hepatitis B (VHB) y la hepatitis C (VHC) son las infecciones por hepatitis viral más comunes que se transmiten a través de los comportamientos, a veces de riesgo, de las personas que consumen drogas, especialmente entre las personas que se inyectan drogas. Se estima que 862,000 personas viven con infecciones crónicas por VHB, con alrededor de 22,000 infecciones agudas registradas en 2017. Se estima que 2,4 millones de estadounidenses viven con el VHC según el promedio anual de 2013-2016, con un estimado de 44,700 nuevos casos de VHC agudo en 2017. De hecho, los casos nuevos de VHC agudo han aumentado rápidamente en los EE. UU. desde 2010 y, con mayor frecuencia, se han asociado con el uso de drogas inyectables.6 Tres de cada cuatro personas que viven con el VHC son personas nacidas entre 1945 y 1965.7 

¿Busca tratamiento??

Utilice el localizador de tratamientos de SAMHSA o llame al 1-800-662-HELP (4357).

Consecuencias

Si no se trata, la hepatitis puede provocar cirrosis, un deterioro progresivo y un mal funcionamiento del hígado. También puede provocar un tipo de cáncer de hígado llamado carcinoma hepatocelular. De hecho, las infecciones por VHB y VHC están relacionadas con aproximadamente el 65 por ciento de los cánceres de hígado en todo el mundo. Casi el 50 por ciento de los casos son causados ​​únicamente por el VHC.2 Durante los próximos 40 a 50 años, es probable que 1 millón de personas con infección crónica por el VHC no tratada muera por complicaciones relacionadas con su VHC.3

Desde 2012, ha habido más muertes por hepatitis C que las 60 otras enfermedades infecciosas notificables combinadas.

En un esfuerzo por combatir la hepatitis viral en los Estados Unidos, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. desarrolló el Plan de acción nacional contra la hepatitis para 2017-2020. El plan describe estrategias para lograr los siguientes objetivos:

  1. Prevenir nuevas infecciones por hepatitis viral.
  2. Reducir las muertes y mejorar la salud de las personas que viven con hepatitis viral.
  3. Reducir las disparidades de salud viral (diferencias entre etnias, raza, ingresos, género, etc.).
  4. Coordinar, monitorear e informar sobre la implementación de las actividades sobre la hepatitis viral.

¿Cuál es la relación entre el consumo de drogas y la hepatitis viral?

El consumo de drogas y alcohol pone a las personas en riesgo particular de contraer hepatitis viral. Participar en conductas sexuales de riesgo que a menudo acompañan al consumo de drogas aumenta el riesgo de contraer el VHB y, con menos frecuencia, el VHC. Las personas que se inyectan drogas (People who inject drugs, PWID) están en alto riesgo de contraer el VHB y el VHC al compartir agujas y otros equipos de preparación de drogas, lo que las expone a los fluidos corporales de otras personas infectadas. Debido a que el uso de drogas a menudo afecta el juicio, las PWID se involucran repetidamente en estos comportamientos inseguros, lo que puede aumentar su riesgo de contraer hepatitis viral. Un estudio informó que cada persona que se inyecta drogas infectadas con el VHC es probable que infecte a otras 20, y que esta rápida transmisión de la enfermedad ocurre dentro de los primeros 3 años de la infección inicial.4 El consumo de drogas y alcohol puede también dañan directamente el hígado, aumentando el riesgo de enfermedad hepática crónica y cáncer entre las personas infectadas con hepatitis. Esto subraya que la detección temprana y el tratamiento de las infecciones por hepatitis en PWID y otras personas que consumen drogas es fundamental para proteger tanto la salud de la persona como la de la comunidad.

¿Cuáles son otros desafíos de salud para las personas con hepatitis que se inyectan drogas?

Las personas con hepatitis que se inyectan drogas a menudo tienen varias afecciones al mismo tiempo, incluidas enfermedades mentales y VIH/SIDA, por lo que requieren la atención de varios proveedores de atención médica. Esto a veces se denomina trastornos concurrentes. El tratamiento del trastorno por uso de sustancias es fundamental para las PID, ya que puede reducir las conductas de riesgo que aumentan la posibilidad de transmitir hepatitis. Las investigaciones han demostrado que los pacientes con hepatitis que reciben tratamiento asistido por medicamentos para su adicción a los opioides pueden ser tratados de manera segura con medicamentos antivirales.5

Para mejorar la atención del VHC, el NIDA está examinando modelos de atención coordinada que utilizan administradores de casos para integrar la atención especializada del VHC con la atención primaria, el tratamiento de trastornos por uso de sustancias y servicios de salud mental para que estos pacientes reciban regímenes de tratamiento que aborden todas sus necesidades de atención médica. El Programa de VIH/SIDA Ryan White de la Administración de Recursos y Servicios de Salud desarrolló un plan de estudios en línea gratuito sobre el VIH/hepatitis C para los proveedores de atención médica y el personal de atención médica a fin de aumentar el conocimiento sobre la coinfección entre las personas de color en los Estados Unidos. .

¿Qué tratamientos están disponibles para la hepatitis viral?

Hay muchos medicamentos disponibles para el tratamiento de la infección crónica por VHB y VHC. Para la infección crónica por VHB, existen varios medicamentos antivirales. Las personas que están infectadas de forma crónica con el VHB requieren un control médico constante para garantizar que los medicamentos mantengan el virus bajo control y que la enfermedad no progrese a daño hepático o cáncer.

También hay medicamentos antivirales disponibles para el tratamiento del VHC y en los últimos años se han aprobado nuevos tratamientos. Muchos tratamientos antivirales contra el VHC pueden curar a más del 90 por ciento de las personas que los toman en un plazo de 8 a 12 semanas. El tratamiento contra el VHC reduce drásticamente las muertes y las personas que se curan tienen muchas menos probabilidades de desarrollar cirrosis o cáncer de hígado. Sin embargo, no todas las personas infectadas con el VHC necesitan o pueden beneficiarse del tratamiento. Los investigadores del NIDA han identificado genes que están asociados con la eliminación espontánea del VHC. Estos genes también permiten que las personas que no pueden eliminar el VHC por sí mismas respondan más favorablemente a los medicamentos de tratamiento. Esta nueva información se puede utilizar para determinar qué pacientes pueden beneficiarse más del tratamiento contra el VHC. Deben realizarse más estudios, pero este es un primer paso hacia la medicina personalizada para el tratamiento del VHC. 

¿Cómo sé si estoy infectado con hepatitis viral?

El número de nuevas infecciones por VHB y VHC ha ido disminuyendo en los últimos años, pero el número de personas que viven con infecciones crónicas por hepatitis es considerable y las muertes asociadas con infecciones crónicas por hepatitis no tratadas han ido en aumento. Esto se debe a que la mayoría de las personas no saben que están infectadas hasta que la enfermedad ha comenzado a dañar el hígado, lo que destaca por qué la detección de hepatitis viral es tan importante. Las personas con antecedentes de consumo de drogas generalmente tienen un mayor riesgo y deben hablar sobre su consumo de sustancias con su proveedor de atención médica.

La detección inicial de VHB o VHC implica pruebas de anticuerpos, que muestran si ha estado expuesto al virus de la hepatitis, aunque no necesariamente si todavía está infectado. Luego, una prueba de anticuerpos positiva debe ir seguida de una prueba que mida la cantidad de virus en su sangre. Si esta prueba de seguimiento es positiva, debe buscar el consejo de un médico que se especialice en el tratamiento de la hepatitis viral. Debido a que la detección de hepatitis es tan crítica para vincular a las personas que dan positivo en la prueba con la atención que necesitan, el NIDA está estudiando nuevas pruebas rápidas de anticuerpos contra el VHC que se pueden usar en entornos de tratamiento de drogas.

Los CDC recomiendan que las personas que se inyectan drogas se realicen pruebas de hepatitis B y C como parte de la atención médica de rutina. Para determinar si está en riesgo de contraer hepatitis, el HHS ha creado una herramienta de evaluación en línea para ayudar a averiguarlo.

¿Qué hago si descubro que tengo hepatitis viral?

Después de saber por su médico que tiene hepatitis, el primer paso será aprender más sobre el virus. Lea recursos gubernamentales, como los sitios web que se enumeran a continuación, para encontrar información científica actualizada. Adoptar un estilo de vida saludable es importante para evitar que el virus se agrave. No beba ni abuse de las drogas porque son dañinas para el hígado. Descanse lo suficiente, coma alimentos saludables y haga ejercicio. Trabaje para proteger a los demás al no donar sangre ni participar en conductas de riesgo, como compartir agujas cuando consuma drogas o tenga relaciones sexuales sin protección.

Referencias
  1. Hardtke-Wolenski, M., et al., Genetic predisposition and environmental danger signals initiate chronic autoimmune hepatitis driven by CD4+ T cells.Hepatology, 2013.
  2. Centers for Disease Control and Prevention. Viral Hepatitis and Liver Cancer Fact Sheet. https://www.cdc.gov/nchhstp/newsroom/docs/factsheets/viral-hep-liver-cancer.pdf. Accessed April 6, 2018.
  3. Rein, D.B., et al., Forecasting the morbidity and mortality associated with prevalent cases of pre-cirrhotic chronic hepatitis C in the United States.Dig Liver Dis, 2011. 43(1): p. 66-72.
  4. Magiorkinis, G., et al., Integrating phylodynamics and epidemiology to estimate transmission diversity in viral epidemics.PLoS Comput Biol, 2013. 9(1): p. e1002876.
  5. Bruce, R.D., et al., A review of pharmacological interactions between HIV or hepatitis C virus medications and opioid agonist therapy: implications and management for clinical practice.Expert Rev Clin Pharmacol, 2013. 6(3): p. 249-69.
  6. Centers for Disease Control and Prevention. Surveillance for Viral Hepatitis – United States, 2017 Report. https://www.cdc.gov/hepatitis/statistics/2017surveillance/index.htm. Accessed July 31, 2020.
  7. S. Department of Health and Human Services, Office of Infectious Disease and HIV/AIDS Policy. Viral Hepatitis in the United States: Data and Trends. https://www.hhs.gov/hepatitis/learn-about-viral-hepatitis/data-and-trends/index.html. Accessed July 31, 2020.

Otros recursos

Ensayos clínicos

Los estudios clínicos son estudios de investigación en voluntarios humanos realizados para responder preguntas de salud específicas. Obtenga más información sobre los estudios clínicos patrocinados por los NIH que están disponibles para usted.