Iniciativa de equidad racial - Grupo de trabajo sobre brechas de investigación y oportunidades

El Grupo de Trabajo de Oportunidades y Brechas de Investigación del NIDA activará el compromiso del NIDA de eliminar las inequidades raciales en la investigación sobre adicciones al examinar los panoramas actuales de disparidades en salud y racismo estructural y desarrollar objetivos mensurables a corto y largo plazo para mejorar la cartera de investigación. Los objetivos se centrarán en la investigación en áreas donde existen desigualdades conocidas basadas en la raza/etnia; donde existe potencial científico; y donde la investigación tiene mayor potencial para reducir esas disparidades, con un enfoque en proyectos a los que no se les ha dado alta prioridad en las oportunidades de financiamiento de disparidades en la salud.

Impulsar Prioridades Progresos hasta la fecha

Disparidades de salud persistentes relacionadas con el uso de sustancias, la adicción y resultados relacionados; falta de atención a las cuestiones de investigación más relevantes para las minorías subrepresentadas (URM, por sus siglas en inglés); y el prejuicio del sistema existente en la actividad científica requiere una mejora en el enfoque y los resultados.

  • Identificación de disparidades y barreras
  • Participación de la comunidad científica ampliamente en todos los niveles
  • Implementación de programas/oportunidades de financiamiento para promover cuestiones de investigación relevantes para las URM para reducir las disparidades en salud
  • Listening sessions
    • Internal 15 held
    • Office hours
  • Portfolio Analysis
  • Scientific Meeting: Enhancing Health Disparities Research Related to Substance Use and Addiction: Research Gaps and Opportunities
Próximos pasos
  • Áreas de enfoque y acciones concretas basadas ​​en datos
    • Los planes a corto y largo plazo se fundamentarán en reevaluaciones constantes
    • Integración en el Plan Estratégico del NIDA
Compromiso y evaluación

Temas de las sesiones de escucha de oportunidades y brechas de investigación:

  • Investigación relevante para comunidades desatendidas 
    • La investigación apoyada por los NIH debe expandirse más allá del individuo para enfocarse en la salud de la comunidad
    • Debe incluir variables contextuales (por ejemplo, inequidades del sistema) para comprender completamente las causas y consecuencias
    • Consideración del sobremuestreo para la multimorbilidad para que la investigación aborde los problemas que prevalecen entre las poblaciones subrepresentadas
    • Los estudios existentes deberían determinar cómo integrar las medidas de equidad racial
    • Estudios de poder adecuados para examinar las diferencias raciales/étnicas
  • Criterios de exclusión destinados a aislar variables en la investigación clínica 
    • Impacta de manera desproporcionada a las poblaciones minoritarias
    • Se necesita un diseño experimental más complejo para desarrollar la base de evidencia necesaria  
  • Comunicación de resultados que afectan a las comunidades de URM
    • Debe quedar claro que los resultados asociados con las desigualdades sistémicas no reflejan los rasgos inherentes de ningún grupo racial o étnico
  • Incrementar la participación de las URM en la investigación
    • Grupos de opinión con líderes de las URM para determinar las necesidades y objetivos con respecto a la participación en la investigación y el seguimiento después de que se completen los estudios para continuar con la participación de la comunidad

Reunión científica

Mejora de la investigación sobre disparidades en la salud relacionadas con el uso de sustancias y la adicción: Brechas y oportunidades de investigación

Enlaces de video: Transcripciones solo en inglés

Resumen ejecutivo

Fondo

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) han puesto en marcha un esfuerzo para identificar y abordar el racismo estructural en la investigación biomédica a través de una nueva iniciativa llamada UNITE. El director de los NIH, Dr. Francis S.Collins, emitió una declaración en la que compromete a los NIH a instituir nuevas formas de apoyo a la diversidad, la equidad y la inclusión, e identificar y desmantelar cualquier política y práctica que pueda perjudicar las investigaciones que apoya y el personal biomédico. En línea con los esfuerzos generales de los NIH para abordar este importante tema, en junio de 2020, el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) formó su Iniciativa de Equidad Racial (la Iniciativa o REI). Operada por voluntarios del personal del NIDA, la Iniciativa se enfoca en (1) abordar las brechas y oportunidades de investigación; (2) desarrollar el personal científico de la adicción para incluir más minorías subrepresentadas (URM); y (3) garantizar la equidad, la diversidad y la inclusión en el ambiente laboral del NIDA. Un hito importante para la Iniciativa será el desarrollo de un Plan de Acción independiente para promover la equidad racial, que se integrará con el Plan Estratégico del NIDA 2021-2014, seguido por una fase de implementación. El NIDA se ha comprometido a designar $100 millones durante los próximos 10 años a oportunidades de financiamiento relacionadas con el avance de la equidad racial en la ciencia de la adicción. El Instituto asignará estos fondos para comprender las disparidades raciales y el impacto del racismo en el trastorno por uso de sustancias (SUD) en general y las disparidades de salud en particular.

El 16 y 17 de febrero de 2021, el Grupo de Trabajo sobre Brechas y Oportunidades de Investigación (RGO WG) de la Iniciativa de Equidad Racial del NIDA (la Iniciativa o REI) convocó una reunión virtual para discutir las brechas de investigación sobre las desigualdades raciales en el uso de sustancias y la adicción. Más de 1,300 asistentes se registraron para el evento. Los asistentes, oradores y panelistas recibieron una serie de preguntas desarrolladas por el RGO WG y otros miembros del personal del NIDA antes de la reunión, y el Instituto recopiló las respuestas escritas. A través de presentaciones y paneles de discusión, los investigadores que se concentran en los determinantes sociales de la salud (SDOH) y su influencia en el SUD y los científicos conocedores de los efectos de la discriminación racial en la biología relevante para la adicción proporcionaron comentarios que conformarán los esfuerzos del NIDA para promover la equidad racial. Específicamente, ofrecieron recomendaciones para el Plan de Acción REI del NIDA con respecto a las sinergias en las disparidades de salud y la investigación de adicciones, oportunidades de investigación para SDOH y ciencia básica, y mejores prácticas y formas de medición del progreso.

Presentaciones y resúmenes

Margarita Alegria, Ph.D., de la Harvard Medical School y el Massachusetts General Hospital, discutió tres oportunidades para que el NIDA transforme su investigación sobre las disparidades en los servicios de tratamiento: (1) Llevar el tratamiento para SUD donde y cuando las personas de color lo necesiten, de la forma como mejor les sirva y de una manera que les permita co-crear sus metas. La doctora enfatizó que los servicios deben proporcionarse en la comunidad (a través de clínicas móviles, pares y trabajadores de salud comunitarios) en lugar de hacerlo en el sistema de justicia penal. (2) Cambiar de tratar la adicción a concentrarse en un paquete de servicios que apoyen la reintegración a la sociedad y la recuperación. (3) La reorientación del sistema requiere muchos cambios, incluyendo la alteración de los modelos explicativos del SUD, la prestación de más servicios fuera de las clínicas y el enfoque en las necesidades básicas de las personas. Un artículo publicado por el Dr. Alegria y sus colegas describió cinco acciones que los legisladores pueden tomar para transformar los servicios de salud mental y adicción (enlace externo).

Debra Furr-Holden, Ph.D., de la Facultad de Medicina Humana de la Universidad Estatal de Michigan, explicó que las disparidades indican diferencias posteriores entre individuos o grupos, mientras que desigualdades denotan injusticia en los sistemas, estructuras e instituciones. Un error común es atribuir las diferencias de salud posteriores a la raza cuando, de hecho, la experiencia del racismo individual y estructural explica la variación observada. Por ejemplo, desde que el gobierno federal declaró una epidemia de opioides y desarrolló una estrategia de cinco puntos para abordarla, las muertes relacionadas con los opioides han disminuido, pero principalmente entre los blancos. Las muertes por sobredosis relacionadas con opioides entre los negros ahora superan a las de los blancos en los Estados Unidos. La ciencia y los recursos que se utilizaron para combatir la epidemia de opioides dejaron atrás de manera desproporcionada a los negros e hispanos, ya que las personas blancas, de sexo masculino y con seguro médico reciben de manera desproporcionada tratamiento asistido por medicamentos para el trastorno por consumo de opioides. Aunque la inequidad no es intencional, en ausencia de un esfuerzo por ser justos, la deriva natural es hacia la inequidad. La Dra. Furr-Holden solicitó un decreto de equidad federal o institucional (#MandateEquity) para contrarrestar la deriva natural e inspirar comunidades de práctica e investigación. Hizo hincapié en que existe un aspecto financiero de la equidad en la salud, ya que la sociedad paga el costo del racismo y la inequidad.

Kafui Dzirasa, MD, Ph.D., de la Duke University, discutió las interesantes posibilidades de tratamientos innovadores que ofrecen los descubrimientos sobre la arquitectura genómica de la esquizofrenia. Sin embargo, el uso clínico de las puntuaciones de riesgo poligénicas puede exacerbar las disparidades de salud, ya que los estudios grandes en esta área pueden no incluir personas de ascendencia africana. Los perfiles genéticos basados ​​en personas de ascendencia europea se utilizan a menudo para predecir estados de enfermedad, y los datos se extrapolan erróneamente a diferentes poblaciones. La Iniciativa de investigación en neurociencia de ascendencia africana tiene como objetivo garantizar que los nuevos tratamientos funcionen para todos y que los afroamericanos se incluyan en los estudios a medida que se desarrollan las terapias. La inclusión es crucial para los ensayos clínicos y en estudios que consideren si existen diferencias genómicas. Sin embargo, los investigadores de tales proyectos deberán abordar las preocupaciones entre los afroamericanos derivadas de la historia del trato racista en la investigación biomédica.

Gene Brody, Ph.D.,  de la Universidad de Georgia, tuvo como objetivo crear conciencia sobre el valor de incorporar biomarcadores en estudios longitudinales que examinan los impactos biológicos del racismo y otras injusticias sociales. Habló de los biomarcadores estudiados en muestras de familias rurales afroamericanas de una región predominantemente afroamericana de los Estados Unidos caracterizada por la pobreza ("el cinturón negro"). En un estudio longitudinal de adolescentes afroamericanos seguidos hasta la edad adulta, el Dr. Brody y sus colegas descubrieron que los encuentros frecuentes con discriminación racial durante la adolescencia resultaban en cargas alostáticas más altas, lo que predice muchos resultados de salud importantes, en comparación con aquellos sin esta experiencia. Sin embargo, este efecto no se observó entre los adolescentes que tenían un alto nivel de apoyo de los padres, que se vio reforzado por las intervenciones preventivas. Se han encontrado patrones similares para el envejecimiento celular acelerado y el impacto negativo de la pobreza en el desarrollo neurológico.

Pasos prácticos para el NIDA
  1. Aumentar la financiación para la investigación basada en la comunidad
    Debido a que el entorno influye en el comportamiento y la vulnerabilidad al SUD y el éxito de los resultados del tratamiento, es importante que los investigadores estudien los factores subyacentes de la adicción en la comunidad y con las poblaciones más afectadas. La investigación basada en la comunidad permite la investigación directa de factores relacionados con las disparidades en la salud. Trabajar en la comunidad facilitará el desarrollo de estrategias para exigir equidad para mejorar las disparidades de salud e intervenir en los determinantes sociales de la salud (SDOH, por sus siglas en inglés). La capacidad del NIDA para equilibrar su cartera hacia una mayor inclusión de la investigación a nivel comunitario contribuirá en gran medida a mejorar los resultados del tratamiento por uso de sustancias en las poblaciones de URM.
  2. Reconocer la validez de diferentes diseños de estudios clínicos al estudiar la desigualdad racia
    Aunque los ensayos controlados aleatorios se consideran el estándar de oro en la investigación clínica, los investigadores no deben controlar las variables contextuales que son impulsoras de la inequidad. Más bien, estos factores deben estudiarse explícitamente además de centrarse en las poblaciones de URM, en lugar de incluir a las minorías raciales simplemente "marcando una casilla".
  3. Trabajar para implementar cambios en el proceso de revisión científica
    Para fomentar una mayor cantidad de investigaciones sobre adicciones a través del lente de las ciencias sociales, la composición de las secciones de estudio debe ser más diversa, incluyendo un mayor número de URM, individuos no financiados por los NIH y científicos con experiencia fuera de la cartera tradicional de NIDA (es decir, científicos sociales involucrados en la investigación de la disparidad racial en la salud). Además, los revisores de subvenciones necesitan capacitación en diversidad/equidad/inclusión. Medir la productividad científica en las formas tradicionales (p. ej., número de publicaciones) es problemático para quienes realizan investigaciones basadas en la comunidad (que tienen mayor impacto pero menos publicaciones).
  4. Establecer reservas de financiamiento para la investigación de disparidades
    Este paso podría implicar la inclusión de puntos de referencia para las solicitudes de financiamiento de las instituciones que prestan servicios a las minorías más allá de las subvenciones de formación. También sería útil si el NIDA apoyara la investigación y la infraestructura participativa con base en la comunidad para acelerar la traducción de la investigación a la práctica en entornos del mundo real. Se necesita investigación de políticas para promover la equidad, particularmente en el tratamiento de la salud conductual y en entornos alternativos para los servicios y la provisión de vínculos con los servicios para las necesidades básicas.
  5. Reformular el objetivo y el vocabulario de las oportunidades de financiamiento
    Para comprender las disparidades raciales en la salud, la investigación debe centrarse en las experiencias o aspectos del entorno que están asociados con el racismo para diferentes grupos y sus vínculos con el SUD, así como en los factores protectores. Los investigadores deben incorporar una amplia representación de los factores que impulsan las disparidades en la salud (p. ej., nivel socioeconómico, vivienda, atención médica) en sus estudios.
  6. Garantizar que los investigadores incorporen metodologías adecuadas para estudiar la disparida
    El muestreo, la medición, el diseño y el análisis apropiado de la investigación son cruciales para el estudio riguroso de las disparidades raciales en la salud durante el transcurso de la vida. Los investigadores necesitan capacitación en esta área, ya que los planes de estudios de posgrado no suelen abordar estos problemas, así como en la comunicación de los resultados de los estudios de manera que no perpetúen el racismo. Los solicitantes deben proporcionar planes para la contratación de diversos participantes y la participación de la comunidad. En los proyectos de ciencia abiertos, los NIH deben actuar como guardianes para controlar cómo se usan los datos y establecer protocolos para actuar cuando los datos se usan de manera inapropiada. La investigación con modelos animales y otras ciencias básicas puede abordar los fundamentos biológicos de las disparidades raciales (por ejemplo, mediante el estudio de la adversidad y el estrés). La investigación traslacional puede incorporar este conocimiento en la prevención y el tratamiento, y la investigación de difusión e implementación centrada en la comunidad ayudaría a llevar las intervenciones a quienes las necesitan.
  7. Mejorar los conjuntos de datos sobre raza/origen étnico
    Los datos de algunos grupos raciales/étnicos no se incluyen (o no se desglosan adecuadamente) en los conjuntos de datos nacionales, o los datos no se divulgan públicamente o su número es reducido. La falta de datos sobre estos grupos tiene un efecto perjudicial en la comprensión de las disparidades en la salud. Cada vez más, es crucial capturar la interseccionalidad, ya que las personas que se identifican con múltiples grupos marginados tienen resultados dramáticamente diferentes debido al estigma. El conjunto de datos debe capturar múltiples factores amplios relacionados con las disparidades de salud, así como información ambiental relacionada con los SDOH. El análisis de big data puede brindar oportunidades para intervenir en el curso del SUD sin causar estigma.
  8. Forjar asociaciones equitativas
    La creación de asociaciones equitativas con comunidades, profesionales, legisladores, defensores y científicos es fundamental para promover el compromiso y la participación de la comunidad en la investigación. Los esfuerzos de asociación deben considerar factores contextuales e indicadores de equidad.
Copresidentes, organizadores de reuniones y oradores/panelistas

Copresidentes de la Reunión Científica (RGO WG)

  • Will M. Aklin, Ph.D., director del programa, División de Terapéutica y Consecuencias Médicas (DTMC)
  • Carlos Blanco, MD, Ph.D., director de división, División de Investigación en Epidemiología, Servicios y Prevención (DESPR)

Organizadores de reuniones/Moderadores de paneles

  • Aria Crump, Sc.D., subencargada de Prevención de la Sucursal, DESPR
  • Kathy Etz, Ph.D., oficial de programas, directora, Programa de nativos americanos, DESPR Mehdi Farokhnia, MD, Científica de planta, Programa de Investigación Intramuros del NIDA (IRP)
  • Carol Hubner, Ph.D., administradora científica de la salud y directora asociada, Programa de Descubrimiento de Tratamiento de Adicciones del DTMC
  • Holly Moore, Ph.D., oficial de programas, División de Neurociencia y Comportamiento

Oradores de la reunión*/Panelistas

  • *Margarita Alegria, Ph.D., encargada, Unidad de Investigación de Disparidades, Hospital General de Massachusetts, profesora, Escuela de Medicina de Harvard, Harry G.Lehnert, Jr. y Lucille F. Cyr, cátedra dotada, Mass General Research Institute, Massachusetts General Hospital
  • Tallie Z. Baram, Ph.D., profesora de Pediatría, Anatomía y Neurobiología, Neurología, Fisiología y Biofísica, Universidad de California, Irvine
  • *Gene Brody, Ph.D., profesor regente de Desarrollo Infantil y Familiar y director del Centro de Investigación Familiar, Universidad de Georgia
  • Jean Lud Cadet, MD, investigador senior, Rama de Neuropsiquiatría Molecular, Institutos Nacionales de la Salud, NIDA IRP
  • *Kafui Dzirasa, MD, Ph.D., profesor adjunto, Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento, Universidad de Duke
  • *Debra Furr-Holden, Ph.D., directora, Centro Flint para Soluciones de Equidad en Salud; decana adjunta para la integración de la salud pública, Facultad de Medicina Humana de la Universidad Estatal de Michigan
  • Sandro Galea, MD, MPH, DrPH, decano y Robert A.Knox, profesor, Universidad de Boston
  • Helena Hansen, MD, Ph.D., profesora y catedrática, Tema de Investigación en Ciencias Sociales Traslacionales y Equidad en Salud, Universidad de California, Los Ángeles
  • Raúl González, Ph.D., profesor de Psicología, Psiquiatría e Inmunología, Florida International University
  • Bryan Heckman, Ph.D., director, Centro para el Estudio de Determinantes Sociales de la Salud y profesor adjunto de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento, Meharry Medical College
  • Rohan Palmer, Ph.D., profesor adjunto de Psicología, Emory University
  • Wizdom Powell, Ph.D., director, Instituto de Disparidades en la Salud, profesor adjunto de Psiquiatría en Salud de la Universidad de Connecticut
  • Guillermo J. Prado, Ph.D., vicerrector de Asuntos Docentes, Universidad de Miami
  • Natalie Slopen, Sc.D., profesora adjunta de Epidemiología y Bioestadística, Universidad de Maryland