Al cierre del 2020, quedan muchos interrogantes sobre las tendencias del consumo de drogas entre los jóvenes

Hoy se publicaron los resultados de la encuesta Monitoring the Future (MTF) de 2020 sobre el consumo de drogas y la actitud hacia las drogas de los estudiantes de escuela media y secundaria. La noticia alentadora es que el alarmante aumento que se vio en años anteriores en el vapeo entre adolescentes, tanto de nicotina como de marihuana, se ha estabilizado, si bien el nivel se mantiene alto. Pero como ocurrió con tantos otros esfuerzos este año, la encuesta MTF se vio impactada por la pandemia de COVID-19. Y nos encontramos al final de este tumultuoso 2020 con muchos interrogantes sobre el impacto que han tenido las circunstancias en los jóvenes, en su consumo de drogas y en su salud mental en general.

Imagen
Adolescente sentada en clase con una máscara N95
©iStock/izusek
Estudiantes de secundaria con mascarillas en el aula.

La encuesta MTF normalmente se realiza de febrero a mayo y los resultados se publican el mismo año. Este año, las escuelas cerraron a mediados de marzo, antes de que se pudiera encuestar a la mayoría de los alumnos, por lo que los investigadores de University of Michigan que conducen la encuesta obtuvieron una muestra más pequeña de lo habitual: 11,821 estudiantes en 112 escuelas. Si bien eso representa solo un cuarto de la muestra típica, los datos se mantuvieron representativos a nivel nacional y contienen mucha información valiosa.

En general, la encuesta MTF de 2020 mostró que los niveles de la mayoría de las formas de consumo de drogas entre los adolescentes continúan siendo bajos, e incluso hubo niveles muy bajos de consumo de opioides, a pesar de los efectos devastadores que el consumo de opioides ha tenido en todos los grupos de más edad, incluidos los adultos jóvenes. Sin embargo, hay otras indicaciones de que la crisis de adicción y sobredosis en curso está afectando directamente a los jóvenes. Por ejemplo, un estudio de investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicado recientemente en la revista Pediatrics (en inglés) muestra aumentos en presuntas sobredosis no fatales de estimulantes (una categoría que incluye estimulantes recetados, cocaína y metanfetamina) en niños y adolescentes entre 2016 y 2019. La encuesta MTF muestra una disminución del consumo de estimulantes recetados entre los estudiantes de 10.o y 12.o grado, pero una tendencia hacia un mayor consumo entre los estudiantes de 8.o grado. Será importante seguir de cerca el consumo de estimulantes por parte de los adolescentes en las próximas encuestas MTF.

Los datos de la encuesta MTF que se recopilaron a principios de año reflejan un cierto punto de relativa normalidad antes de que la pandemia de COVID-19 desbaratara nuestra vida y la vida de los adolescentes. A medida que tratamos de entender el consumo de drogas de los adolescentes en esta nueva realidad, estamos investigando para responder muchas preguntas importantes sobre cómo los distintos factores de estrés de la pandemia pueden haber afectado el consumo. Por ejemplo, es importante investigar las consecuencias que tuvieron el distanciamiento social y las clases virtuales en el consumo de drogas y la experimentación con drogas por parte de los adolescentes, ya que esas conductas se ven sumamente influenciadas por la presión de los compañeros y las dinámicas de grupo.

El NIDA ha asignado fondos suplementarios a los beneficiarios actuales de subsidios para ayudar a estudiar el impacto de la pandemia en el riesgo de consumo de drogas de los adolescentes, el acceso que estos tienen a servicios de prevención y tratamiento y los efectos de la pandemia en las familias. Las investigaciones futuras, incluidos los resultados de la encuesta MTF del próximo año, pueden ayudarnos a entender de qué manera el cierre de las escuelas y el confinamiento afectaron el consumo de drogas entre los adolescentes. 

Si bien la investigación sugiere que el estrés de la pandemia ha aumentado muchas formas de consumo de drogas en las personas adultas, queda por verse si la menor posibilidad de interactuar con sus compañeros o con otras fuentes de drogas puede ser un factor mitigante en los jóvenes. Ya hay evidencia de que la menor disponibilidad comercial de productos de vapeo durante la pandemia podría estar afectando el vapeo entre los adolescentes. Investigadores de Stanford y de University of California San Francisco capturaron los hábitos de vapeo reportados por los mismos estudiantes (en inglés) de 2,167 adolescentes y jóvenes usuarios de cigarrillos electrónicos en mayo, dos meses después de que se declarara la emergencia nacional y que la encuesta MTF de 2020 suspendiera la recolección de datos. Más de la mitad de los encuestados reportaron haber modificado su uso de productos de vapeo, y el 68% reportó que había reducido el consumo o lo había dejado por completo. La imposibilidad de comprar los productos fue uno de los motivos mencionados.

El año 2020 ha planteado muchos interrogantes urgentes a la ciencia. Descubrir las distintas maneras en que la pandemia y otros factores estresantes este año han afectado a los jóvenes es una prioridad. La adolescencia es una etapa importante de desarrollo emocional y social, y la pandemia ha impactado muchos de los procesos que influyen en ese desarrollo. La investigación del NIDA ha modificado su eje para asegurar que abordamos este tema único en la historia mientras continuamos buscando soluciones científicas a los efectos del consumo de drogas y la drogadicción a lo largo de la vida.

Dra. Nora Volkow, Directora

Aquí destaco tareas importantes que está realizando el NIDA y otras noticias relacionadas con la ciencia del consumo de drogas y la drogadicción.

Reciba el blog de Nora por correo electrónico