La investigación apoyada por el NIDA lleva al primer fármaco aprobado por la FDA para la abstinencia de opioides

Imagen
Imagen de la droga Lucemyra (Lofexidina)
Cortesía de US WorldMeds, LLC

En 2016, 115 estadounidenses fallecieron diariamente por sobredosis de opioides recetados o ilícitos. La adicción a cualquier droga tiene múltiples componentes: funcionamiento alterado del sistema de recompensas, asociaciones aprendidas con señales de drogas que promueven la preocupación y el ansia, y cambios en los circuitos prefrontales necesarios para el ejercicio adecuado del autocontrol. Pero los síntomas de abstinencia fisiológicos y psicológicos juegan un papel importante en hacer que los consumidores vuelvan repetidamente a la droga, a pesar de los esfuerzos por dejar de consumirla.

La abstinencia es notoriamente difícil de soportar para las personas adictas a los opioides. Los síntomas físicos pueden comenzar unas horas después de la última vez que tomó la droga y pueden incluir dolores espasmódicos del estómago, dolores y molestias, frialdad, espasmos o tensión muscular, palpitaciones, insomnio y muchos otros. Estos síntomas, junto con los cambios de humor, como la depresión y la ansiedad, son una de las principales razones por las que las personas con adicción a los opioides pueden recaer. Sin embargo, hasta ahora, no se ha aprobado ningún medicamento para tratar la abstinencia. 

Esta semana, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) aprobó la lofexidina, el primer medicamento dirigido específicamente para tratar los síntomas físicos asociados con la abstinencia de opioides. El programa de desarrollo de medicamentos del NIDA ayudó a financiar las investigaciones que llevaron a la aprobación del medicamento. La lofexidina podría beneficiar a los miles de estadounidenses que buscan ayuda médica para la adicción a los opioides, ayudándolos a cumplir con sus regímenes de desintoxicación o tratamiento.

Dos de los tres medicamentos aprobados por la FDA para tratar el trastorno por consumo de opioides, la metadona y la buprenorfina, se pueden iniciar mientras una persona experimenta síntomas de abstinencia y pueden ayudar a frenar la ansiedad. Sin embargo, estos medicamentos no siempre son de fácil acceso y, en este momento, solo los recibe una minoría de las personas con trastorno por consumo de opioides. El tercer fármaco aprobado por la FDA, la naltrexona de liberación prolongada, también ha resultado eficaz, pero solo después de que las personas se hayan desintoxicado por completo.  La necesidad de desintoxicarse primero, y soportar esos síntomas, evita que muchos pacientes sean tratados con naltrexona. La lofexidina podría marcar una gran diferencia al hacer que la última opción de tratamiento se use más ampliamente.

La lofexidina no es un opioide. Actúa para inhibir la liberación de norepinefrina en el cerebro y en otras partes del sistema nervioso. Originalmente se desarrolló como un medicamento para la hipertensión, pero se ha utilizado principalmente para la abstinencia de opioides en el Reino Unido desde principios de la década de 1990. US WorldMeds adquirió una licencia para la lofexidina de Britannia Pharmaceuticals en 2003 y la comercializará en los Estados Unidos usando la marca LUCEMYRATM a partir de este verano. El NIDA ayudó a financiar los ensayos clínicos para probar las propiedades farmacológicas, la seguridad y la eficacia de la lofexidina en pacientes que estaban descontinuando el uso de opioides bajo supervisión médica.

La lofexidina no puede tratar los síntomas psicológicos de la abstinencia de opioides; se necesitan más estudios para desarrollar medicamentos que puedan abordar los problemas de estado de ánimo durante la desintoxicación y más allá. Sin embargo, la aprobación del primer medicamento para tratar los síntomas físicos de la abstinencia de opioides es un hito importante, que podría mejorar las vidas y el éxito del tratamiento de miles de personas que viven con la adicción a los opioides. Y al ayudar a prevenir una recaída, podría salvar vidas. La aprobación de la lofexidina también es un buen ejemplo del poder de las colaboraciones público-privadas en el desarrollo de nuevos tratamientos.

Dra. Nora Volkow, directora

Aquí destaco la importante labor que está llevando a cabo el NIDA y otras novedades relacionadas con la ciencia detrás del consumo de drogas y la adicción.

Reciba el blog de Nora por correo electrónico