In English
NIDA

Abuso de la marihuana

Los tratamientos disponibles para los trastornos por consumo de marihuana

La dependencia de la marihuana parece ser muy similar a otros trastornos de dependencia de otras sustancias, aunque los resultados clínicos a largo plazo pueden ser menos graves. En promedio, los adultos que solicitan tratamiento por el abuso o la dependencia de la marihuana han usado esta droga casi a diario durante más de 10 años y han intentado dejarla más de 6 veces. Es importante señalar que la dependencia de la marihuana es más frecuente entre los pacientes que sufren de otros trastornos psiquiátricos, en particular entre las poblaciones de adolescentes y adultos jóvenes.22

Además, el abuso o la dependencia de la marihuana normalmente ocurre al mismo tiempo que el consumo de otras drogas como la cocaína y el alcohol. Los estudios disponibles indican que si se trata eficazmente el trastorno de salud mental usando tratamientos estándares, que incluyen medicamentos y terapias conductuales, se puede ayudar a reducir el consumo de cannabis. Esto sucede especialmente entre los consumidores establecidos y los que tienen más trastornos mentales crónicos. Los tratamientos conductuales, como la terapia de estímulo de la motivación, la terapia cognitiva-conductual en grupo o individual y el manejo de contingencias, así como los tratamientos centrados en la familia, han mostrado ser prometedores.

Desafortunadamente, las tasas de éxito de los tratamientos son más bien modestas. Incluso con el tratamiento más eficaz para adultos, sólo el 50 por ciento de los participantes logran un periodo inicial de 2 semanas de abstinencia y, entre aquellos que lo hacen, aproximadamente la mitad volverá a usar drogas dentro del año. En los estudios, las tasas de abstinencia de 1 año varían desde un 10 a un 30 por ciento para los diferentes enfoques conductuales. Estos datos sugieren que, al igual que en otras adicciones, se debe considerar un modelo de atención continua para tratar la adicción a la marihuana. La intensidad del tratamiento dependerá de las necesidades de la persona, las adicciones u otros trastornos mentales comórbidos, y la disponibilidad de la familia o de otro tipo de apoyo.

Actualmente, no hay medicamentos disponibles para tratar el abuso de la marihuana, pero se están realizando investigaciones en este campo. Hasta la fecha, la mayoría de los estudios se han dirigido al síndrome de abstinencia de la marihuana. Por ejemplo, un estudio reciente en seres humanos demostró mejores resultados con la combinación de un medicamento agonista de cannabinoides con la lofexidina (un medicamento aprobado en el Reino Unido para el tratamiento del síndrome de abstinencia de opioides) en comparación con el uso por separado de cualquiera de estos dos medicamentos. Entre los resultados positivos que se evidenciaron con esta combinación, están las mejoras más sustanciales en el sueño y una disminución de los síntomas del síndrome de abstinencia de la marihuana, de los deseos vehementes por la misma y de las recaídas en los fumadores diarios de marihuana. Los descubrimientos recientes sobre el funcionamiento interno del sistema endocannabinoide plantean la posibilidad de que en el futuro se obtenga un medicamento capaz de bloquear los efectos intoxicantes del THC, lo que podría ayudar a prevenir las recaídas mediante la reducción o eliminación de los efectos atractivos de la marihuana.

La ciencia detrás de la marihuana para usos médicos

Aquí hay tres imágenes. La primera imagen es de las hojas de la marihuana. La segunda imagen es de unos tubos de ensayo en un laboratorio. La tercera imagen es de una mujer echándose un espray o aerosol en la boca

Las posibles propiedades medicinales de la marihuana han sido objeto de la investigación de fondo además de un acalorado debate. Los científicos han confirmado que la planta del cannabis contiene principios activos con potencial terapéutico para aliviar el dolor, controlar la náusea, estimular el apetito y disminuir la presión ocular. Como resultado, un informe de 1990 del Instituto de Medicina llegó a la conclusión de que era justificable la realización de nuevas investigaciones clínicas sobre los cannabinoides como medicamentos y sistemas de entrega seguros.

En ese momento, el dronabinol (Marinol®) y la nabilona (Cesamet®) eran los únicos medicamentos a base de marihuana aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) para ser recetados para tratar las náuseas en pacientes sometidos a la quimioterapia contra el cáncer, así como para estimular el apetito en pacientes con el síndrome de desgaste causado por el SIDA. Estas píldoras contenían versiones sintéticas del THC, el principal ingrediente activo de la marihuana. Hoy, 25 años después de la aprobación de estos fármacos, el desarrollo de Sativex® marca la llegada de la segunda generación de medicamentos basados en el cannabis. Este nuevo producto (actualmente disponible en el Reino Unido y Canadá) es una mezcla químicamente pura del cannabidiol y del THC de origen vegetal, formulado como un spray bucal y aprobado para el alivio del dolor asociado al cáncer, y la espasticidad y el dolor neuropático en la esclerosis múltiple.

Los científicos continúan investigando las propiedades medicinales del THC y otros cannabinoides para evaluar y aprovechar mejor la capacidad que tienen para ayudar a los pacientes que sufren de una amplia gama de trastornos, y al mismo tiempo evitar los efectos adversos que resultan de fumar marihuana. Estos esfuerzos mejorarán nuestra comprensión del sistema cannabinoide y nos ayudarán a llevar al mercado una nueva generación de medicamentos seguros y eficaces.

 

Página actualizada en diciembre del 2013

Serie de reportes de investigación

Esta serie de reportes, dirigida al público en general, los legisladores, los grupos educativos y los profesionales de la salud, explica la ciencia detrás de los resultados de la investigación.  La serie informa sobre los resultados de las investigaciones de interés nacional.

Toma el reto nacional sobre el coeficiente intelectual (CI) sobre las drogas