In English
NIDA

Principios de tratamientos para la drogadicción: Una guía basada en las investigaciones

Categorías generales de los programas de tratamiento

Las investigaciones relacionadas con los tratamientos para la adicción usualmente han clasificado a los programas en varios tipos o modalidades generales. Se continúan desarrollando y diversificando enfoques de tratamiento y programas individuales, y muchos programas que existen hoy en día no encajan bien dentro de las clasificaciones tradicionales de los tratamientos de la drogadicción. En las páginas 34-39 se dan ejemplos de tratamientos específicos con base científica.

Desintoxicación y abstinencia bajo cuidados médicos

La desintoxicación es un proceso mediante el cual el cuerpo se libera de las drogas. Suele estar acompañada de efectos secundarios desagradables y en ocasiones hasta mortales, causados por el síndrome de abstinencia. Como se explicó anteriormente, la desintoxicación por sí sola no aborda los problemas psicológicos, sociales y de conducta asociados con la adicción y, por lo tanto, generalmente no produce los cambios de comportamiento duraderos que se necesitan para la recuperación.

Generalmente, se maneja el proceso de desintoxicación con medicamentos administrados por médicos en centros para pacientes internos o de consulta externa; por lo tanto, se la suele denominar "abstinencia bajo cuidados médicos". La desintoxicación suele considerarse un precursor o una primera etapa del tratamiento ya que está diseñada para tratar los efectos fisiológicos agudos y potencialmente fatales de la interrupción del uso de drogas. Existen medicamentos disponibles para ayudar en la abstinencia de los opioides, las benzodiacepinas, el alcohol, la nicotina, los barbitúricos y otros sedantes. La desintoxicación debe estar acompañada de una evaluación formal y remisión a tratamientos para la drogadicción.

Lecturas adicionales:

Kleber, H.D. Outpatient detoxification from opiates. Primary Psychiatry 1:42-52, 1996.

Tratamiento residencial a largo plazo

El tratamiento residencial a largo plazo brinda cuidados las 24 horas del día, generalmente en centros no hospitalarios. El modelo de tratamiento residencial mejor conocido es el de la comunidad terapéutica (CT), con estadías planificadas de 6 a 12 meses. Las CT ponen énfasis en la "resocialización" del paciente y usan como componente activo del tratamiento a la comunidad entera del programa, incluyendo a otros residentes, el personal y el contexto social. La adicción se ve dentro del contexto de las deficiencias sociales y psicológicas del individuo y el tratamiento se concentra en desarrollar la responsabilidad personal y una vida que sea socialmente productiva. El tratamiento es altamente estructurado y a veces puede crear confrontaciones, ya que hay actividades diseñadas para ayudar a los residentes a examinar creencias malsanas, conceptos sobre sí mismos y patrones de comportamientos destructivos, para poder así adoptar nuevas maneras más armoniosas y constructivas de interactuar con los demás. Muchos de los programas de las CT ofrecen servicios integrales, los cuales pueden abarcar capacitación laboral y otros servicios de apoyo dentro de la propia residencia. Las investigaciones demuestran que se pueden modificar las CT para tratar a personas con necesidades especiales, como son los adolescentes, las mujeres, los indigentes, personas con trastornos mentales graves y personas que están dentro del sistema de justicia penal.

Lecturas adicionales:

Lewis, B.F.; McCusker, J.; Hindin, R.; Frost, R.; and Garfield, F. Four residential drug treatment programs: Project IMPACT. In: J.A. Inciardi, F.M. Tims, and B.W. Fletcher (eds.), Innovative Approaches in the Treatment of Drug Abuse, Westport, CT: Greenwood Press, pp. 45-60, 1993.

Sacks, S.; Banks, S.; McKendrick, K.; and Sacks, J.Y. Modified therapeutic community for co-occurring disorders: A summary of four studies. Journal of Substance Abuse Treatment 34(1):112-122, 2008.

Sacks, S.; Sacks, J.; DeLeon, G.; Bernhardt, A.; and Staines, G. Modified therapeutic community for mentally ill chemical "abusers": Background; influences; program description; preliminary findings. Substance Use and Misuse 32(9):1217-1259, 1997.

Stevens, S.J., and Glider, P.J. Therapeutic communities: Substance abuse treatment for women. In: F.M. Tims, G. DeLeon, and N. Jainchill (eds.),Therapeutic Community: Advances in Research and Application, National Institute on Drug Abuse Research Monograph 144, NIH Pub. No. 94-3633, U.S. Government Printing Office, pp. 162-180, 1994.

Sullivan, C.J.; McKendrick, K.; Sacks, S.; and Banks, S.M. Modified therapeutic community for offenders with MICA disorders: Substance use outcomes. American Journal of Drug and Alcohol Abuse 33(6):823-832, 2007.

Tratamiento residencial a corto plazo

Los programas residenciales a corto plazo ofrecen tratamientos intensivos y relativamente cortos basados en un enfoque modificado de los 12 pasos. Estos programas originalmente se diseñaron para tratar problemas de alcohol, pero durante la epidemia de la cocaína de mediados de la década de los ochenta, muchos programas comenzaron a usarlos para tratar otros tipos de trastornos de uso de sustancias. El modelo de tratamiento residencial original consistía en una fase de tratamiento de 3 a 6 semanas dentro del hospital, seguida por una terapia prolongada para pacientes externos y la participación en un grupo de autoayuda, como el de Alcohólicos Anónimos. Después de la estadía en un programa de tratamiento residencial, es importante que las personas permanezcan comprometidas en programas de tratamiento para pacientes externos o programas de cuidados posteriores. Estos programas ayudan a reducir el riesgo de una recaída una vez que el paciente sale del centro residencial.

Lecturas adicionales:

Hubbard, R.L.; Craddock, S.G.; Flynn, P.M.; Anderson, J.; and Etheridge, R.M. Overview of 1-year follow-up outcomes in the Drug Abuse Treatment Outcome Study (DATOS). Psychology of Addictive Behaviors 11(4):291-298, 1998.

Miller, M.M. Traditional approaches to the treatment of addiction. In: A.W. Graham and T.K. Schultz (eds.), Principles of Addiction Medicine (2nd ed.). Washington, D.C.: American Society of Addiction Medicine, 1998.

Programas de tratamiento para pacientes de consulta externa

El tratamiento para pacientes de consulta externa varía en cuanto a los tipos y la intensidad de los servicios ofrecidos. Esta clase de tratamiento cuesta menos que los tratamientos residenciales o para pacientes internos y con frecuencia es más apropiado para personas que trabajan o que tienen amplio apoyo social. Sin embargo, cabe destacar que los programas de baja intensidad no ofrecen mucho más que educación con respecto a las drogas. Otros modelos para pacientes de consulta externa, tales como los tratamientos diurnos intensivos, pueden compararse con los programas residenciales en cuanto a los servicios y la eficacia, dependiendo de las necesidades y características individuales del paciente. La terapia de grupo puede ser un componente primordial de muchos de los programas para pacientes de consulta externa. Algunos de estos programas también están diseñados para tratar a pacientes con problemas médicos o de salud mental además de sus trastornos relacionados a las drogas.

Lecturas adicionales:

Hubbard, R.L.; Craddock, S.G.; Flynn, P.M.; Anderson, J.; and Etheridge, R.M. Overview of 1-year follow-up outcomes in the Drug Abuse Treatment Outcome Study (DATOS). Psychology of Addictive Behaviors 11(4):291-298, 1998.

Institute of Medicine. Treating Drug Problems. Washington, D.C.: National Academy Press, 1990.

McLellan, A.T.; Grisson, G.; Durell, J.; Alterman, A.I.; Brill, P.; and O'Brien, C.P. Substance abuse treatment in the private setting: Are some programs more effective than others? Journal of Substance Abuse Treatment 10:243-254, 1993.

Simpson, D.D., and Brown, B.S. Treatment retention and follow-up outcomes in the Drug Abuse Treatment Outcome Study (DATOS). Psychology of Addictive Behaviors 11(4):294-307, 1998.

Terapia individual para el abuso de drogas

La terapia individual para el abuso de drogas no sólo se concentra en reducir o detener el consumo de drogas ilícitas o de alcohol, sino que también abarca las áreas relacionadas con el desempeño deteriorado—como la situación laboral, actividades ilegales y relaciones familiares y sociales— además del contenido y la estructura del programa de recuperación del paciente. Mediante su énfasis en las metas de comportamiento a corto plazo, la terapia individual ayuda al paciente a desarrollar estrategias de afrontamiento así como medios para abstenerse de usar drogas y mantener esa abstinencia. El terapeuta anima al paciente para que participe en el programa de los 12 pasos (al menos una o dos sesiones por semana) y lo refiere a servicios complementarios médicos, psiquiátricos y laborales o de otra índole, según sean necesarios.

Terapia de grupo

Muchos centros terapéuticos usan la terapia de grupo para aprovechar el refuerzo social que ofrece el diálogo entre personas que comparten problemas similares y para fomentar un estilo de vida libre de droga. Las investigaciones han demostrado que cuando la terapia de grupo se ofrece sea en combinación con terapia individualizada o de manera que refleje los principios de la terapia cognitiva conductual o de manejo de contingencias, se logran resultados positivos. En la actualidad los investigadores estudian las condiciones en las que se puede estandarizar la terapia de grupo y hacerla más llevadera en la sociedad.

Lecturas adicionales:

Crits-Christoph, P.; Gibbons, M.B.; Ring-Kurtz, S.; Gallop, R.; and Present, J. A pilot study of community-friendly manual-guided drug counseling. Journal of Substance Abuse Treatment; 2008 Nov. 26; [Publicado en línea antes que en imprenta].

Crits-Christoph, P.; Siqueland, L.; Blaine, J.; Frank, A.; Luborsky, L.; Onken, L.S.; et al. Psychosocial treatments for cocaine dependence: National Institute on Drug Abuse Collaborative Cocaine Treatment Study. Archives of General Psychiatry 56(6):493-502, 1999.

Página actualizada en julio del 2010