In English
NIDA

Principios de tratamientos para la drogadicción: Una guía basada en las investigaciones

Tratamientos para la drogadicción en los Estados Unidos

El tratamiento del abuso y adicción a las drogas se efectúa en distintos entornos usando una variedad de enfoques farmacológicos y conductuales.

La drogadicción es un trastorno complejo que puede involucrar casi todos los aspectos del desempeño de una persona: en la familia, en el trabajo, en la escuela y en la sociedad.

Debido a la complejidad y las consecuencias de la adicción, su tratamiento típicamente tiene que incluir muchos componentes. Algunos de esos componentes se enfocan directamente en el uso de drogas, mientras que otros, como la capacitación laboral, están dirigidos a reintegrar a la persona adicta para que se convierta en un miembro productivo de la familia y de la sociedad.

El tratamiento del abuso y la adicción a las drogas se efectúa en distintos ambientes y usando una variedad de enfoques farmacológicos y conductuales. En los Estados Unidos, hay más de 13,000 instituciones especializadas en el tratamiento de drogas que ofrecen rehabilitación, terapia de la conducta, medicamentos, manejo de casos y otros tipos de servicios a personas con trastornos por uso de sustancias.

Además de las instituciones especializadas, hay una variedad de profesionales de la salud, incluyendo terapeutas, médicos, psiquiatras, psicólogos, enfermeras y trabajadores sociales, que tratan el abuso y la adicción a las drogas en sus consultorios médicos o clínicas de salud mental. Los tratamientos se hacen en diversos entornos, los cuales incluyen los servicios residenciales, los internos y los externos. Aunque a menudo se asocian ciertos enfoques específicos con ciertos ambientes o centros de tratamiento, se puede incluir una variedad de intervenciones o servicios terapéuticos en cualquier ambiente.

Puesto que el abuso y la adicción a las drogas son problemas que pertenecen al campo de la salud pública, una gran parte de los tratamientos para las drogas es financiada por el gobierno federal y los gobiernos locales y estatales. Los planes de salud privados o subsidiados por compañías a veces cubren los costos para los tratamientos de la drogadicción y sus consecuencias médicas. Lamentablemente, la modalidad de cuidados administrados ha resultado en estadías promedio más cortas, mientras que la falta o insuficiencia de cobertura para el abuso de sustancias ha restringido el número de programas operativos. Esta situación mejorará gracias a la reciente aprobación de la paridad para la cobertura de problemas de salud mental y abuso de sustancias de los seguros.

Página actualizada en julio del 2010