In English
NIDA

Los medicamentos de prescripción: Abuso y adicción

Cómo prevenir y reconocer el abuso de los medicamentos de prescripción

Imagen entrecortada de una mujer en el consultorio médico. La imagen dice Para asegurar de que reciban el cuidado médico adecuado, los pacientes deben informar a sus médicos sobre todo y cualquier uso de medicamentos, sean con o sin prescripción médica.

Los riesgos de adicción a los medicamentos de prescripción aumentan cuando se utilizan de manera distinta a las indicadas por el médico (por ejemplo, en dosis más altas, usando una vía de administración diferente, o en combinación con el alcohol u otras drogas). Los médicos, sus pacientes y los farmacéuticos pueden jugar un papel en la identificación y la prevención del abuso de medicamentos de prescripción.

Médicos. Más del 80 por ciento de los americanos tuvieron algún contacto con un profesional de la salud el año pasado, lo que hace que los médicos estén en una posición única, no sólo para recetar medicamentos, sino también para identificar el abuso (o el uso no médico) de los medicamentos recetados y evitar la escalada a la adicción. Al preguntar acerca de todos los medicamentos que sus pacientes usan, los médicos pueden ayudarles a reconocer que existe un problema, establecer objetivos de recuperación y buscar el tratamiento adecuado. La detección del abuso de medicamentos de prescripción se puede incorporar en las visitas médicas de rutina. Los médicos también deberían tomar nota de cualquier incremento rápido en la cantidad de medicamentos que el paciente necesita o si hace solicitudes frecuentes para volver a llenar la receta antes de la fecha programada. Los médicos deben estar alertas al hecho de que los adictos a los medicamentos de prescripción pueden ir de médico en médico, pasando de un profesional de la salud a otro en un esfuerzo por obtener múltiples recetas para el medicamento o medicamentos de prescripción que abusan.

La prevención o la detención del abuso de medicamentos de prescripción es una parte importante del cuidado de los pacientes. Sin embargo, los profesionales de la salud no deben evitar recetar estimulantes, depresores del SNC o analgésicos opioides cuando sean necesarios. (Vea el cuadro “Tratamiento del dolor crónico y la adicción”).

Un farmacéutico le habla a una mujer.

Pacientes. Por su lado, los pacientes pueden tomar medidas para asegurarse de que estén dando el uso correcto a los medicamentos que les son recetados. Siempre deben seguir las indicaciones de la receta, saber cuáles son las posibles interacciones con otros medicamentos, no dejar de tomar o cambiar el régimen de dosificación sin antes consultar con un profesional de la salud y evitar, bajo cualquier circunstancia, utilizar los medicamentos de prescripción de otra persona. Antes de obtener cualquier otro medicamento, y además de describir su problema médico al profesional de la salud, los pacientes siempre deben informarle acerca de todos los medicamentos que están tomando, incluyendo los de con o sin prescripción, y los suplementos dietéticos o de hierbas.

Además, los medicamentos que no llegan a usarse o que han caducado deben ser debidamente descartados siguiendo las directrices de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) o en los sitios de recogida de medicamentos de la Administración para el Control de los Estupefacientes (DEA, por sus siglas en inglés), ambas agencias de los Estados Unidos.

Los Programas de Control de Medicamentos de Prescripción permiten a los médicos y a los farmacéuticos realizar un seguimiento de las prescripciones y ayudar a identificar a los pacientes que van de un médico a otro tratando de conseguir recetas para el medicamento que abusan.

Farmacéuticos. Los farmacéuticos dispensan los medicamentos y pueden ayudar a los pacientes a entender las instrucciones para tomarlos. Al estar atentos a las recetas falsificadas o alteraciones en las recetas, los farmacéuticos pueden servir como la primera línea de defensa en reconocer el abuso de los medicamentos de prescripción. Algunas farmacias han desarrollado líneas telefónicas para alertar a otras farmacias de la región cuando se detecta una receta fraudulenta. Por otra parte, los Programas de Control de Medicamentos de Prescripción (PDMP, por sus siglas en inglés), que requieren que los médicos y los farmacéuticos registren cada receta en una base de datos del estado, pueden ayudar a los profesionales médicos en la identificación de los pacientes que están recibiendo recetas de múltiples fuentes. A partir de mayo del 2011, 48 estados y un territorio de los Estados Unidos habían promulgado legislación que autorizaba el establecimiento de los PDMP, y 34 de ellos ya están en funcionamiento.

Página actualizada en diciembre del 2012