In English
NIDA

Marihuana: datos que los padres deben saber

¿Quiere Saber Más? Algunas preguntas frecuentes sobre la marihuana

Teenagers

¿Qué es la marihuana?
¿Existen diferentes tipos?

La marihuana es una mezcla verde, marrón o gris de hojas, tallos, semillas y flores secas trituradas del cáñamo (Cannabis sativa). Cannabis es un término que se refiere a la marihuana y a otras drogas derivadas de la misma planta. Las formas potentes de cannabis incluyen: sinsemilla, hachís ("hash" para abreviar) y el aceite de hachís. Existen muchos términos diferentes para referirse a la marihuana y, al igual que sucede con otras drogas, cambian rápidamente y varían de región a región. Pero sin importar su forma o su etiqueta, todas las preparaciones de cannabis contienen una sustancia química que altera la mente (psicoactiva) llamada THC (delta-9-tetrahidrocannabinol). También contienen más de otras 400 sustancias químicas.

¿Cómo se consume la marihuana?

La mayoría de los consumidores la enrollan en forma de cigarrillo (llamado "toque") o la fuman en una pipa o una pipa de agua, a veces conocida como "bong". Algunas personas mezclan la marihuana con alimentos o la utilizan para preparar un té. Otro método es abrir un cigarro y sustituir el tabaco con marihuana, creando lo que se conoce como "caño". Los cigarrillos de marihuana o caños a veces se mojan con PCP o se mezclan con otras sustancias, por ejemplo la cocaína crack.

¿Cuántas personas consumen marihuana?

Antes de la década del '60, muchos estadounidenses nunca habían oído hablar de la marihuana, pero hoy en día es la droga ilegal de mayor consumo en los Estados Unidos. De acuerdo con una encuesta nacional realizada en 2012, más de 111 millones de estadounidenses mayores de 12 años habían probado la marihuana al menos una vez, y casi 19 millones habían consumido la droga durante el mes anterior a la encuesta.

Los investigadores han descubierto que, por lo general, el consumo de marihuana y otras drogas alcanza su pico máximo durante los últimos años de la adolescencia y se extiende hasta aproximadamente los veinticinco años. Luego disminuye en años posteriores. Por lo tanto, el consumo de marihuana entre los jóvenes sigue siendo una preocupación natural para los padres, así como el foco de investigaciones actuales, sobre todo en cuanto a su impacto en el desarrollo del cerebro, que continúa hasta aproximadamente los veinticinco años de edad.

La encuesta anual Monitoring the Future del NIDA informa que entre los estudiantes de 8º, 10º y 12º grado, el consumo de marihuana ha aumentado en los últimos 5 años. Este mayor consumo va de la mano de una reducción en las percepciones sobre los riesgos de la marihuana. En 2013, un 12.7% de los estudiantes de 8º grado manifestó haber consumido marihuana en el último año, y el 7% eran consumidores actuales (en el mes pasado). Entre los estudiantes de 10º grado, el 29.8% había consumido marihuana en el último año, y el 18% eran consumidores actuales. Entre los estudiantes de 12º grado, el consumo durante el año pasado se mantuvo igual y el 22.7% eran consumidores actuales

Desde 1975, la encuesta Monitoring the Future (MTF) ha medido el consumo de drogas, alcohol y cigarrillos y las actitudes relacionadas entre los estudiantes adolescentes de todo el país. El consumo de drogas se mide a través de tres períodos: de por vida, el año pasado y el mes pasado. Para algunos fármacos, también se informa el consumo diario. Inicialmente, el estudio incluyó sólo a estudiantes de 12º grado, pero en 1991 se amplió para incluir a los alumnos de 8º y 10º grado.

¿Cómo funciona la marihuana?

Cuando se fuma la marihuana, sus efectos se sienten casi de inmediato. Esto se debe a que el THC (ingrediente psicoactivo de la marihuana) alcanza rápidamente todos los órganos del cuerpo, incluido el cerebro. Cuando se fuma, los efectos de la marihuana pueden durar de 1 a 3 horas. Si se consume con alimentos, los efectos aparecen más lentamente y podrían durar menos tiempo.

La marihuana funciona cuando el THC se adhiere a sitios específicos en las células nerviosas que se encuentran en el cerebro y en otras partes del cuerpo. Estos sitios se llaman receptores cannabinoides (CBR, por sus siglas en inglés), porque fueron descubiertos por científicos que trataban de entender la manera en la que la marihuana, o el cannabis, surte efecto. El THC es químicamente similar a una clase de sustancias químicas que nuestro cuerpo produce en forma natural, llamadas endocannabinoides, y la marihuana interrumpe la función normal de este sistema. Los CBR se encuentran en áreas del cerebro que influyen en el placer, la memoria, el pensamiento, la concentración, el movimiento, la coordinación, el apetito, el dolor y la percepción sensorial y temporal. Debido a la amplia influencia de este sistema sobre muchas funciones críticas, no es de extrañar que la marihuana pueda tener múltiples efectos, no sólo en el cerebro, sino también en la salud general de un consumidor. Algunos de estos efectos están relacionados con la intoxicación aguda, mientras que otros pueden acumularse con el tiempo y causar problemas más persistentes, incluida la adicción.

Teenage girl Más del 45% de los adolescentes ha consumido marihuana antes de graduarse de la escuela secundaria.

¿Cuáles son los efectos de la marihuana a corto plazo?

Los siguientes son algunos de los efectos que puede producir el consumo de marihuana:

Euforia (sensación narcótica). El THC activa el sistema de recompensas de la misma manera que casi todas las drogas adictivas, ya que estimula las células del cerebro para liberar dopamina.

Deterioro de la memoria. El THC altera la manera en la que se procesa la información en el hipocampo, un área del cerebro relacionada con la memoria. El consumo regular puede afectar las habilidades de aprendizaje y el rendimiento académico, incluida la memoria a corto plazo y las tareas complejas que requieren concentración.

Reacciones mentales adversas en algunas personas. Entre ellas podemos mencionar la ansiedad, el miedo, la desconfianza o el pánico, sobre todo en los nuevos consumidores o los que la consumen en un entorno extraño. Algunos pueden incluso experimentar psicosis, la cual incluye alucinaciones, delirios, paranoia y pérdida del sentido de la identidad personal.

Cambios físicos. Los consumidores podrían tener los ojos enrojecidos o con derrames, mayor apetito ("antojos"), elevación del ritmo cardíaco y problemas para dormir.

¿Qué determina la manera en la que la marihuana afecta a una persona?
¿Qué tan importante es la potencia de la marihuana?

Al igual que con cualquier otra droga, los efectos de la marihuana en un individuo dependen de una serie de factores tales como la experiencia previa de la persona con la droga (u otras drogas), la biología (por ejemplo, los genes), el género, cómo se consume la droga (si se fuma o se ingiere por vía oral) y la potencia de la droga.

La potencia, determinada por la cantidad de THC que contiene la marihuana, ha sido objeto de mucha atención últimamente debido a que ha aumentado en forma constante. En el 2012, las concentraciones de THC en la marihuana promediaban el 14.5%, en comparación con alrededor del 4% en la década de los 80. Algunas cepas actuales contienen hasta un 30% de THC. Esto se basa en los análisis de las muestras de marihuana confiscadas por las agencias del orden público.

Entonces, ¿qué significa esto realmente? Para un nuevo consumidor, podría implicar la exposición a concentraciones más altas de THC, con una mayor probabilidad de presentar una reacción adversa o impredecible. El aumento de la potencia podría explicar el incremento en las visitas a las salas de emergencia relacionadas con el consumo de marihuana. Para los consumidores experimentados, podría significar un mayor riesgo de adicción si se exponen a altas dosis en forma regular. Sin embargo, no se comprende bien el amplio espectro de consecuencias asociadas con una mayor potencia de la marihuana, ni se sabe si los consumidores de marihuana se adaptan al aumento de la potencia consumiendo menos.

Teenage girl La marihuana puede ser adictiva. Aproximadamente 1 de cada 6 personas que comienzan a fumar en su adolescencia, y entre el 25% y el 50% de las personas que la consumen a diario, se vuelven adictas a la marihuana.

¿Consumir marihuana lleva a experimentar con otras drogas?

Estudios a largo plazo de los patrones de consumo de drogas en estudiantes de secundaria demuestran que la mayoría de las personas jóvenes que consumen otras drogas han probado la marihuana, el alcohol o el tabaco primero. Por ejemplo, los jóvenes que han consumido marihuana corren un mayor riesgo de consumir cocaína que los que no lo han hecho. También sabemos, gracias a estudios realizados en animales, que las ratas a las que se les había administrado THC previamente mostraron mayor activación cerebral, no sólo cuando se les expuso a aún más THC, sino también al exponerlas a otras drogas como la morfina. Este fenómeno es conocido como "sensibilización cruzada", y no sucede únicamente con la marihuana. Los investigadores están examinando la posibilidad de que la exposición a la marihuana en la adolescencia pueda causar cambios en el cerebro que hacen que una persona sea más vulnerable a la adicción subsecuente a la marihuana o al riesgo de convertirse adicta a otras drogas, como el alcohol, los opiáceos o la cocaína.

No obstante, es importante señalar que la investigación no ha explicado ninguno de estos efectos en su totalidad. Estos son complejos y podrían implicar una combinación de factores biológicos, sociales y psicológicos.

Hand with hospital equipment En 2011, se registro la presencia de marihuana en más de 455,000 visitas al departamento de emergencias en los EE.UU. Más del 13% de las personas involucradas tenían entre 12 y 17 años de edad.

¿Fumar marihuana causa cáncer de pulmón?

Todavía no lo sabemos. Los estudios no han concluido que existe un mayor riesgo de contraer cáncer de pulmón en los fumadores de marihuana, en comparación con los no fumadores. Sin embargo, el humo de la marihuana irrita los pulmones y aumenta la probabilidad de que surjan otros problemas respiratorios a través de la exposición a carcinógenos y otras toxinas. La exposición repetida al humo de la marihuana puede conducir a la tos crónica y a la producción excesiva de flema, a una mayor frecuencia de enfermedades toracicas agudas, y a un mayor riesgo de padecer de infecciones pulmonares. La marihuana también afecta el sistema inmunológico, aunque sus implicaciones en el cáncer no son claras. Por otra parte, muchas personas que fuman marihuana también fuman cigarrillos, que sí causan cáncer. Dejar el tabaco también puede ser más difícil si la persona fuma marihuana.

Chest X-Ray Los consumidores de marihuana pueden tener muchos de los mismos problemas respiratorios que los fumadores de tabaco, como la tos crónica y bronquitis agudas (resfriados de pechos) más frecuentes.

Debido a que la marihuana puede ser adictiva, ¿es posible que produzca síntomas de abstinencia cuando alguien deja de consumirla?

Sí. Cuando dejan de consumir la droga, muchos consumidores a largo plazo experimentan síntomas que son similares en tipo y gravedad a los de la abstinencia de nicotina: irritabilidad, dificultad para dormir, ansiedad y necesidad de consumir. A menudo, estos factores desencadenan una recaída. Los síntomas de abstinencia alcanzan su punto máximo a los pocos días después de haber interrumpido su consumo y desaparecen en aproximadamente 2 semanas. Si bien estos síntomas no presentan una amenaza inmediata para la salud, pueden impedir que la persona deje de consumir la droga.

¿El "Spice" (o "marihuana sintética") es tan nocivo como la marihuana real?

Sí. El Spice, a veces también llamado K2 o Marihuana Falsa, se compone de materiales de plantas secas desmenuzadas que han sido rociadas con productos químicos diseñados para actuar sobre los mismos receptores de las células del cerebro que el THC, pero son a menudo mucho más potentes e impredecibles. Los productos Spice están etiquetados como "no aptos para el consumo humano", y muchos ahora son ilegales. Pero sus fabricantes constantemente crean nuevos compuestos químicos para evadir las restricciones legales. Sus efectos secundarios, al igual que sus ingredientes, suelen variar, pero las salas de emergencia informan que un gran número de jóvenes se presenta con el ritmo cardíaco acelerado, vómitos, agitación y alucinaciones después de consumir estas sustancias.

¿Existen tratamientos para las personas adictas a la marihuana?

En la actualidad, no existen medicamentos aprobados por la FDA para el tratamiento de la adicción a la marihuana, aunque se está realizando una investigación prometedora para encontrar medicamentos que traten los síntomas de abstinencia y alivien la necesidad de consumir y otros efectos subjetivos de la marihuana. Puede accederse a terapias conductuales, que son similares a las que se utilizan para el tratamiento de la adicción a otras sustancias. Estas incluyen el aumento de la motivación para que las personas participen en el tratamiento; terapias cognitivo-conductuales para enseñar estrategias con el fin de evitar el consumo de drogas y sus factores desencadenantes y para controlar eficazmente la tensión; e incentivos de motivación, que ofrecen cupones o pequeños premios en efectivo por abstenerse prolongadamente de consumir drogas. Desafortunadamente, las tasas de éxito del tratamiento son bastante modestas, lo que indica que la adicción a la marihuana, al igual que ocurre con otras adicciones, podría requerir un enfoque de atención a largo plazo que varía en cuanto a la intensidad del tratamiento, de acuerdo con las cambiantes necesidades de la persona con el correr del tiempo.

Brain image La marihuana afecta el cerebro y conduce a la alteración de la memoria a corto plazo, la percepción, el juicio y las habilidades motoras.

¿Sobre qué otros riesgos relacionados con la marihuana debería estar al tanto mi hijo?

Aquí se enumeran algunos de los riesgos que usted o su hijo pueden no haber tenido en cuenta:

  • Al igual que con la mayoría de las drogas, el consumo de marihuana interfiere con el juicio, lo que puede significar una mayor probabilidad de participar en comportamientos riesgosos y experimentar sus consecuencias negativas (como contraer una enfermedad de transmisión sexual, conducir en estado de ebriedad o dejar que conduzca alguien que está intoxicado y verse involucrado en un accidente automovilístico).
  • Además de la psicosis, el consumo regular de marihuana ha sido asociado con varios efectos psicológicos, como depresión, ansiedad, pensamientos suicidas y trastornos de personalidad. Uno de los efectos más frecuentes es el "síndrome de desmotivación" caracterizado por una disminución o falta de impulso para participar en actividades que antes resultaban gratificantes. La cuestión sobre si este síndrome es un trastorno en sí mismo o es un subtipo de depresión asociada con el consumo de marihuana sigue siendo controversial. Todavía no se ha comprendido si la marihuana la causa o si surge como respuesta para lidiar con ella. Se necesita continuar con la investigación para confirmar y entender mejor estos vínculos.
  • El consumo de marihuana durante el embarazo puede dañar al feto en desarrollo. La investigación sugiere que los bebés de mujeres que consumen marihuana durante el embarazo pueden padecer alteraciones neurológicas sutiles y, más adelante, pueden mostrar habilidades disminuidas para la resolución de problemas, la memoria y la atención. Sin embargo, el hecho de que las mujeres embarazadas que consumen marihuana también puedan fumar cigarrillos o beber alcohol hace que sea difícil determinar exactamente qué parte de estos efectos son atribuibles específicamente a la marihuana.
Teenager exhaling smoke El consumo regular de marihuana se ha asociado con varios efectos psicológicos, entre ellos depresión, ansiedad, pensamientos suicidas y trastornos de personalidad.

¿La marihuana es un medicamento?

Se ha debatido mucho sobre el uso médico de la marihuana para ciertas afecciones, por ejemplo, para tratar las náuseas causadas por la quimioterapia en pacientes con cáncer y para estimular el apetito en algunos pacientes con SIDA. En la actualidad, 20 estados han legalizado el consumo de marihuana en cigarrillos con fines médicos, pero la FDA, que evalúa la seguridad y eficacia de los medicamentos, no ha aprobado la marihuana como medicamento. No se han realizado suficientes ensayos clínicos a gran escala que muestren que los beneficios de fumar marihuana son mayores que sus numerosos riesgos potenciales para la salud en los pacientes que presentan los síntomas que pretende tratar. Además, para ser considerada un medicamento legítimo, una sustancia debe tener ingredientes bien definidos y mensurables que sean consistentes de una dosis (como una píldora o inyección) a la siguiente. Además de THC, la hoja de marihuana contiene más de 400 compuestos químicos adicionales, que podrían tener diferentes efectos en el organismo y que varían de una planta a otra. Esto hace que sea difícil considerar su consumo como medicinal, incluso si algunos de los ingredientes específicos de la marihuana pudieran ofrecer beneficios.

Sin embargo, el THC sí es un medicamento aprobado por la FDA. Los medicamentos presentes en el mercado actual ofrecen los beneficios del THC sin los peligros y la imprevisibilidad de fumar marihuana. Los científicos continúan investigando las propiedades medicinales del THC y otros cannabinoides para evaluar mejor y aprovechar su capacidad para ayudar a los pacientes que sufren de una amplia gama de afecciones, evitando al mismo tiempo los efectos negativos de fumar marihuana.

¿Cómo puedo saber si mi hijo ha estado consumiendo marihuana?

Los padres deben estar al tanto de los cambios en el comportamiento de sus hijos, como la falta de interés en el aseo personal, los cambios de humor y el deterioro de las relaciones con familiares y amigos. Asimismo, los cambios en el rendimiento académico, faltar a una clase o a la escuela, la pérdida de interés en los deportes y otras actividades favoritas, cualquier cambio en el grupo de pares o en sus hábitos alimenticios o de descanso, y el meterse en problemas en la escuela o con la ley son factores que podrían estar relacionados con el consumo de drogas o podrían ser indicadores de otros problemas. Consulte la lista de señales de advertencia específicas sobre el consumo de marihuana que se encuentra a continuación.

Photo of a destroyed car Conducir drogado puede provocar accidentes automovilísticos. La marihuana tiene efectos adversos sobre muchas de las habilidades requeridas para conducir un automóvil.

Si su hijo consume marihuana, podría:

  • Parecer inusualmente risueño o tener menos coordinación
  • Tener los ojos enrojecidos o con derrames, o usar gotas para los ojos con frecuencia
  • Tener dificultad para recordar las cosas que acaban de suceder
  • Tener drogas o parafernalia de drogas, como pipas y papeles para enrollar (quizás alegan que pertenecen a un amigo si se le confronta al respecto)
  • Tener olores extraños en la ropa o el dormitorio
  • Utilizar incienso y otros desodorantes
  • Usar ropa o joyas, o tener carteles que promueven el consumo de drogas
  • Tener mucho o poco dinero sin explicación

Página actualizada en noviembre del 2014