In English
NIDA

La marihuana: Información para los adolescentes

Algunas cosas para pensar

Las personas fuman marihuana por muchas razones diferentes: para sentirse bien, para sentirse mejor, para sentirse diferentes o para sentirse aceptados. Cualquiera que sea la razón, el consumo de drogas tiene sus consecuencias.

La adicción:

La marihuana es adictiva. Por supuesto, no todos los que fuman marihuana se vuelven adictos. Eso depende de muchos factores, entre ellos, su historia familiar (los genes), la edad en la que comienzan a consumirla, si han usado otras drogas, las relaciones familiares y con los amigos, si les va bien en la escuela, etc. El uso repetido de la marihuana puede llevar a la adicción. Esto significa que para el usuario es difícil controlar su consumo de la droga y a menudo no puede dejar de hacerlo, aunque el usuario quiera y aunque afecte muchos aspectos de su vida. La ciencia muestra que alrededor del 9 por ciento de las personas (cerca de 1 de cada 11) que consumen marihuana por lo menos una vez se volverán adictas. Esta tasa aumenta al 16 por ciento (cerca de 1 de cada 6 personas) si el consumo de marihuana comienza en la adolescencia y aumenta al 25 o al 50 por ciento para los usuarios diarios. Es más, entre los jóvenes que reciben tratamiento por el abuso de sustancias, la marihuana representa el mayor porcentaje de admisiones:el 61 por ciento de los menores de 15 años y el 56 por ciento de los que tienen entre 15 y 19 años.

Para ayudarte a tomar una decisión informada, a continuación encontrarás unos breves resúmenes de lo que dice la ciencia sobre la marihuana. Estos temas reflejan las preguntas y comentarios más comunes que recibimos cada día en nuestro sitio Web y en nuestro blog para adolescentes. Compártelos con tus amigos para ayudarlos a que vean cuáles son los hechos y cuáles son los mitos. Este folleto también incluye preguntas frecuentes y recursos adicionales donde puedes conseguir más información.

La conducción de vehículos:

La marihuana es peligrosa si vas a conducir. Es la droga ilegal que más se encuentra en los conductores que mueren en accidentes (alrededor del 14 por ciento), a menudo en combinación con el alcohol u otras drogas. La marihuana afecta a un gran número de las habilidades que se necesitan para conducir de manera segura, como tu estado de alerta, concentración, coordinación y tiempo de reacción. Por lo tanto, es peligroso conducir si has consumido marihuana o ir de pasajero con alguien que ha consumido marihuana. La marihuana hace que sea difícil medir las distancias y reaccionar a las señales y los sonidos en la calle. Además, combinar la marihuana con bebidas alcohólicas, incluso con una pequeña cantidad de alcohol, aumenta en gran medida el peligro de un accidente de tránsito, más que si se usa cualquier droga sola.

La escuela:

La marihuana está relacionada con el fracaso escolar. Los efectos negativos de la marihuana sobre la atención, la memoria y el aprendizaje pueden durar varios días y a veces semanas, sobre todo si fumas a menudo. El cerebro de las personas que fuman marihuana todos los días puede estar funcionando por debajo de lo normal la mayor parte del tiempo. Comparados con los compañeros que no fuman, los estudiantes que fuman marihuana tienden a tener calificaciones más bajas y tienen más probabilidad de abandonar la secundaria sin graduarse. Además, con el tiempo, los usuarios de marihuana informan ellos mismos que están menos satisfechos con su vida, experimentan problemas de memoria y de relaciones, tienen menos salud física y mental, reciben salarios más bajos y tienen menos éxito en su carrera.

Kids with radio

La psicosis y pánico:

Las dosis altas de marihuana pueden causar psicosis o pánico cuando estás drogado. Algunas personas tienen una reacción psicótica aguda (percepciones y pensamientos distorsionados, paranoia) o ataques de pánico mientras están bajo la influencia de la marihuana. Por lo general, esto desaparece cuando pasan los efectos de la droga. Los científicos no saben todavía si la marihuana causa una enfermedad mental duradera, pero sí puede empeorar los síntomas psicóticos en las personas que ya tienen esquizofrenia y puede aumentar el riesgo de psicosis duradera en las personas que son vulnerables a esa enfermedad.

Página actualizada en abril del 2012