In English
NIDA

Hechos sobre la marihuana para adolescentes

Puntos importantes sobre la marihuana

Imagen del rostro de un joven, pensando.

La gente fuma marihuana por muchas razones: para sentirse bien, para sentirse mejor, sentirse distinto(a), o para formar parte de un grupo. No importa cuál sea la razón, el uso de drogas tiene consecuencias.

La adicción:

La marihuana puede ser adictiva. No todo el que fuma marihuana se vuelve adicto—esto depende de muchos factores, incluyendo su genética, la edad en la que empezó a usar marihuana, si usa otras drogas, sus relaciones familiares, las amistades y el éxito en la escuela, entre otras cosas. El uso continuo de marihuana puede llevar a la adicción, lo cual significa que a la persona se le puede dificultar controlar el consumo de la droga y si quiere parar, usualmente no puede hacerlo. Estudios han demostrado que aproximadamente el 9 por ciento de las personas que usan marihuana, o 1 de cada 11 personas, se volverán adictas (Anthony, 1994; López-Quintero, 2011). Este riesgo  sube al 17 por ciento, o a aproximadamente 1 de cada 6 personas, entre aquellos que comienzan a usar marihuana durante la adolescencia, y aumenta a una tasa del 25 al 50 por ciento en aquellos que la consumen a diario (Hall, 2009a; Hall, 2009b).

Para ayudarte a tomar una decisión acorde a la realidad, a continuación se encuentran una serie de puntos informativos  basados en investigaciones que se han hecho sobre la marihuana. Estos temas reflejan las preguntas y los comentarios que recibimos con más frecuencia a diario en nuestro sitio web y en el blog para adolescentes. Comparte estos datos con tus amigos para ayudarlos a separar los hechos de los mitos.

Conducir:

Después del alcohol, la marihuana es la droga ilegal más comúnmente implicada en accidentes automovilísticos, incluyendo accidentes fatales.  En un estudio hecho a nivel nacional, se encontró que el 36.0 por ciento de los conductores quienes habían dado positivo en un examen de drogas, usaron marihuana (Wilson, 2010). La marihuana afecta las habilidades necesarias para poder conducir de una forma segura—la atención, la concentración, la coordinación y el tiempo de reacción. La marihuana hace que sea más difícil poder juzgar las distancias y reaccionar ante las señales visuales y auditivas en la carretera.

Imagen de un accidente automovilístico, con una joven y dos amigos parados al lado del carro.

La escuela:

La marihuana está vinculada con el fracaso escolar. Los efectos negativos de la marihuana en la atención, la memoria, y el aprendizaje pueden durar días y a veces semanas—especialmente si se consume con frecuencia. Cuando alguien fuma marihuana a diario, puede tener una mente “nublada”  la mayoría del tiempo. En comparación con los adolescentes que no consumen, los estudiantes que fuman marihuana tienden a tener calificaciones más bajas y son más propensos a abandonar la escuela secundaria (McCaffrey, 2010). Las investigaciones incluso muestran que  el coeficiente intelectual de aquellos que fuman marihuana regularmente durante su adolescencia, puede disminuir (Meier, 2012). Además, aquellos que han usado marihuana por largo tiempo tienden a estar menos satisfechos con sus vidas, tener problemas de memoria y en sus relaciones, tener una salud mental y física más deficiente, salarios más bajos y menos éxito profesional (Zwerling, 1990).

Psicosis y pánico:

Las dosis altas de marihuana pueden causar psicosis o pánico cuando la persona esta drogada. Algunas personas experimentan una reacción psicótica aguda (percepciones y pensamientos perturbados, paranoia) o ataques de pánico mientras se encuentran bajo la influencia de la marihuana. Esta reacción usualmente desaparece a medida que los efectos de la droga desvanecen. Los científicos aún no saben si el consumo de la marihuana puede causar una enfermedad mental perdurable, pero si se sabe que puede empeorar los síntomas psicóticos en personas con esquizofrenia, la cual es una enfermedad mental grave con síntomas como alucinaciones, paranoia, y pensamiento desorganizado. También puede aumentar el riesgo de experimentar psicosis por largo tiempo en algunas personas.

Página actualizada en mayo del 2015