In English
NIDA

DrugFacts: Marihuana

Actualizada en noviembre del 2014

El término "marihuana" se refiere a las hojas secas, flores, tallos y semillas de la planta de cáñamo Cannabis sativa, que contiene el compuesto químico psicoactivo (que altera la mente) llamado delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), así como otros compuestos relacionados. Este material vegetal también se puede concentrar en una resina llamada hachís o en un líquido negro pegajoso llamado aceite de hachís.

La marihuana es la droga ilegal más comúnmente consumida en los Estados Unidos. Después de un período de declive en la última década, desde 2007 su consumo ha ido en aumento entre los jóvenes. Esto corresponde a una percepción cada vez menor de sus riesgos, que puede estar asociada con un mayor debate público sobre la situación legal de la droga. Aunque el gobierno federal considera que la marihuana es una sustancia de Categoría I (que no tiene usos medicinales y conlleva un alto riesgo de abuso), dos estados han legalizado la marihuana para el uso recreativo de adultos, y 21 estados han aprobado leyes que permiten su consumo como tratamiento para ciertas afecciones médicas (Consulte "¿La marihuana es un medicamento?", a continuación).

¿Cómo se consume la marihuana?

Por lo general, la marihuana se fuma en cigarrillos hechos a mano ("toque") o en pipas o pipas de agua ('bongs'). También se fuma en "caños", cigarros a los que se les quita el tabaco y luego se rellenan con una mezcla de marihuana y tabaco. El humo de la marihuana tiene un olor picante característico, generalmente agridulce. La marihuana también se puede mezclar en la comida o prepararse como un té.

La estructura química del THC es similar a la de la sustancia química en el cerebro llamada anandamida. La similitud en la estructura permite que el cuerpo reconozca a la droga y que pueda alterar la comunicación normal del cerebro. La estructura química del THC es similar al compuesto químico del cerebro llamado anandamida. Su estructura similar permite que el organismo reconozca las drogas y que estas alteren la comunicación normal del cerebro.

¿Cómo afecta la marihuana al cerebro?

Cuando se fuma la marihuana, el THC pasa rápidamente de los pulmones al torrente sanguíneo, que transporta la sustancia química al cerebro y a otros órganos de todo el cuerpo. Cuando se ingiere en comidas o bebidas se absorbe más lentamente.

Independientemente de cómo se ingiera, el THC actúa sobre puntos moleculares específicos en las células cerebrales, llamados receptores cannabinoides. Por lo general, estos receptores se activan mediante sustancias químicas similares al THC que se producen de forma natural en el cuerpo (como la anandamida, véase foto, arriba) y forman parte de una red de comunicación neuronal llamada sistema endocannabinoide. Este sistema desempeña un papel importante en el desarrollo del cerebro y su funcionamiento normal.

La mayor densidad de receptores de canabinoides se encuentra en las partes del cerebro que influyen en el placer, la memoria, el pensamiento, la concentración, la percepción sensorial y del tiempo y el movimiento coordinado. La marihuana sobreactiva el sistema endocannabinoide, que provoca el efecto narcótico y otros efectos que experimentan los consumidores. Estos efectos incluyen la alteración de las percepciones y los estados de ánimo, la pérdida de la coordinación, inconvenientes para pensar y resolver problemas, y dificultades en el aprendizaje y la memoria.

La marihuana también afecta el desarrollo del cerebro, y cuando los jóvenes la consumen en gran cantidad, sus efectos sobre el pensamiento y la memoria puede durar mucho tiempo o incluso volverse permanentes. Un estudio reciente de los consumidores de marihuana que comenzaron a consumir en la adolescencia reveló una conectividad sustancialmente reducida entre las áreas del cerebro responsables del aprendizaje y la memoria. Además, un estudio a largo plazo de gran envergadura en Nueva Zelanda mostró que las personas que comenzaron a fumar marihuana en grandes cantidades en la adolescencia perdieron un promedio de 8 puntos en el coeficiente intelectual entre los 13 y los 38 años de edad. Es importante destacar que las capacidades cognitivas perdidas no se restauraron completamente en las personas que dejaron de fumar marihuana en la edad adulta. Los que comenzaron a fumar marihuana en la edad adulta no mostraron disminuciones significativas en su coeficiente intelectual.

¿La marihuana es un medicamento?

Muchos han pedido la legalización de la marihuana para tratar afecciones como el dolor y las náuseas causadas por el VIH/SIDA, el cáncer y otras afecciones, pero la evidencia clínica no ha demostrado que los beneficios terapéuticos de la planta de marihuana sean mayores que sus riesgos para la salud. Para ser considerada un medicamento legítimo por la FDA, una sustancia debe tener ingredientes bien definidos y mensurables que sean consistentes de una unidad (como una píldora o inyección) a la siguiente. Debido a que la planta de la marihuana contiene cientos de compuestos químicos que pueden tener efectos diferentes y que varían de una planta a la otra, y ya que la planta por lo general se fuma, su uso como medicina es difícil de evaluar.

Sin embargo, los fármacos que utilizan el THC como base para tratar el dolor y las náuseas ya están aprobados por la FDA y prescriben, y los científicos continúan investigando las propiedades medicinales de otras sustancias químicas que se encuentran en la planta de cannabis, como el cannabidiol, un compuesto cannabinoide no psicoactivo que se está estudiando por sus efectos en el tratamiento del dolor, la epilepsia pediátrica y otros trastornos. Para obtener más información, consulte http://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/drugfacts/la-marihuana-es-un-medicamento.

¿Cuáles son los otros efectos que tiene la marihuana sobre la salud?

El consumo de marihuana puede tener una amplia gama de efectos, sobre todo en la salud mental y en la cardiopulmonar.

La marihuana es una sustancia que irrita los pulmones, y los fumadores frecuentes de marihuana pueden tener muchos de los mismos problemas respiratorios que experimentan los fumadores de tabaco, como tos y producción de flema a diario, enfermedades agudas más frecuentes en la zona del tórax y un mayor riesgo de infecciones pulmonares.

Un estudio concluyó que las personas que fuman marihuana con frecuencia, pero que no fuman tabaco, tienen más problemas de salud y pierden más días de trabajo que los que no fuman marihuana, principalmente a causa de enfermedades respiratorias. Todavía no se sabe si fumar marihuana contribuye al riesgo de contraer cáncer de pulmón.

La marihuana también aumenta la frecuencia cardíaca de 20 a 100 por ciento poco después de fumar. Este efecto puede durar hasta 3 horas. En un estudio se estimó que los consumidores de marihuana tienen un aumento de 4.8 veces en el riesgo de ataque cardíaco en la primera hora después de haber fumado la droga. Este riesgo puede ser mayor en las personas de edad avanzada o en aquellos con vulnerabilidades cardíacas.

Varios estudios han relacionado el consumo crónico de la marihuana con las enfermedades mentales. Las dosis altas de marihuana pueden producir una reacción psicótica temporal (que implica alucinaciones y paranoia) en algunos consumidores, y el consumo de marihuana puede empeorar el curso de la enfermedad en pacientes con esquizofrenia. Una serie de estudios a gran escala que realizaban un seguimiento de algunos consumidores durante un tiempo también mostró una relación entre el consumo de marihuana y el posterior desarrollo de la psicosis. Esta relación estaba influenciada por variables genéticas, así como por la cantidad de droga consumida, su potencia y la edad a la que se había empezado a consumir. Quienes comienzan a consumirla a temprana edad tienen un mayor riesgo de enfrentar problemas más adelante.

También se han encontrado asociaciones entre el consumo de marihuana y otros problemas de salud mental, como la depresión, la ansiedad, los pensamientos suicidas entre los adolescentes y los trastornos de la personalidad, que incluye la falta de motivación para participar en actividades típicamente gratificantes. Aún se necesita continuar con la investigación para confirmar y entender mejor estos vínculos.

El consumo de marihuana durante el embarazo se asocia con un mayor riesgo de problemas neuroconductuales en los bebés. Debido a que el THC y otros compuestos de la marihuana imitan a compuestos químicos endocannabinoides propios del cuerpo, el consumo de marihuana por parte de mujeres embarazadas podría alterar el sistema endocannabinoide que se está desarrollando en el cerebro del feto. Las consecuencias para el niño podrían incluir problemas de atención, memoria y resolución de problemas. Además, debido a que afecta gravemente el juicio y la coordinación motora, la marihuana contribuye al riesgo de lesiones o muerte al conducir un automóvil. Un análisis reciente de los datos de varios estudios descubrió que el consumo de marihuana duplica el riesgo de tener un accidente para un conductor. La combinación de marihuana y alcohol es peor que estas sustancias por separado en cuanto a las dificultades motrices.

Aumento de potencia

La cantidad de THC en las muestras de marihuana confiscadas por la policía ha ido en constante aumento en las últimas décadas. En 2012, las concentraciones promedio de THC en la marihuana era aproximadamente del 15%, en comparación con alrededor del 4% en la década de los 80. Para un nuevo consumidor, esto podría implicar la exposición a concentraciones más altas de THC, con una mayor probabilidad de padecer una reacción adversa o impredecible. El aumento de la potencia podría explicar el incremento en las visitas a las salas de emergencia relacionadas con el consumo de marihuana. Para los consumidores frecuentes, podría significar un mayor riesgo de adicción si se exponen a altas dosis en forma regular. Sin embargo, aún no se comprende del todo el amplio espectro de consecuencias asociadas con una mayor potencia de la marihuana. Por ejemplo, los consumidores experimentados podrían ajustar su ingesta de conformidad con la potencia o podrían exponer sus cerebros a niveles más altos en general, o ambas cosas.

¿Es la marihuana adictiva?

Contrariamente a la creencia común, la marihuana es adictiva. Las estimaciones de la investigación sugieren que alrededor del 9 por ciento de los consumidores se vuelven adictos a la marihuana. Este número aumenta entre quienes empiezan jóvenes (hasta alrededor del 17%, o 1 de cada 6) y entre las personas que consumen marihuana a diario (entre 25% y 50%).

Los consumidores de marihuana que tratan de dejarla después de haber consumido por mucho tiempo manifiestan experimentar síntomas de abstinencia que incluyen irritabilidad, insomnio, disminución del apetito, ansiedad y ansia por la droga, factores que pueden hacer que sea difícil abstenerse. Las intervenciones conductuales, por ejemplo, la terapia cognitiva-conductual y los incentivos motivacionales (es decir, ofrecer cupones para productos o servicios a los pacientes que se abstienen de consumir) han demostrado ser eficaces en el tratamiento de la adicción a la marihuana. Si bien en la actualidad no existen medicamentos disponibles, los descubrimientos recientes sobre el funcionamiento del sistema endocannabinoide resultan prometedores para el desarrollo de medicamentos para aliviar la abstinencia, bloquear los efectos intoxicantes de la marihuana y prevenir las recaídas.

¿Cómo afecta la marihuana la vida de un consumidor?

La investigación muestra que la marihuana puede causar problemas en la vida diaria o empeorar los problemas existentes de una persona. En general, los consumidores asiduos a la marihuana manifiestan estar menos satisfechos con sus vidas, tienen una salud física y mental más deficiente, más problemas en sus relaciones y menos éxitos académicos y profesionales en comparación con sus pares que no consumen. Por ejemplo, el consumo de marihuana se asocia con una mayor probabilidad de abandonar la escuela. Varios estudios también asocian a los trabajadores que fuman marihuana con un mayor nivel de ausencias, tardanzas, accidentes, reclamos por indemnizaciones y rotación laboral.

Información adicional

Para obtener más información sobre la marihuana y sus efectos sobre la salud, visite http://www.drugabuse.gov/es/informacion-sobre-drogas/la-marihuana.

Página actualizada en noviembre del 2014

Get this Publication

Cite este artículo

Cita estilo la Asociación Americana de Psicología (APA)

National Institute on Drug Abuse. Marihuana Obtenido de http://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/drugfacts/marihuana

Para copiar, presione ctrl + c

Toma el reto nacional sobre el coeficiente intelectual (CI) sobre las drogas