In English
NIDA

DrugFacts: ¿La marihuana es un medicamento?

Actualizada en octubre del 2012

El uso de la marihuana para tratar varios problemas médicos, es decir, el uso de la “marihuana medicinal”, es un tema controvertido y lo ha sido durante algún tiempo. Algunas personas han argumentado que los efectos benéficos de la marihuana que se han reportado para una variedad de síntomas justifican su legalización como medicamento para ciertos pacientes. A menudo, no se toma en cuenta el daño potencial del consumo de la marihuana en estos argumentos, aunque la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) evalúa el riesgo de los medicamentos al decidir si los aprueba o no para su uso en la población.

De acuerdo con la ley federal, solamente es legal recetar los medicamentos aprobados por la FDA y la marihuana no está entre ellos. Sin embargo, más de una docena de estados han aprobado su uso para aliviar una variedad de síntomas.

¿Cómo afecta la marihuana al cuerpo?

Muchos de los efectos de la marihuana (incluyendo sus propiedades psicoactivas, es decir, que alteran la mente) se derivan de un ingrediente llamado delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), que se asemeja a una sustancia química que el cuerpo y el cerebro producen de forma natural (ver figura). El THC se une a unas proteínas especializadas llamadas receptores cannabinoides (RCB), a las cuales se unen normalmente las sustancias químicas que el cuerpo produce naturalmente (por ejemplo, la anandamida). Estos receptores se agrupan en áreas del cerebro que influyen en el placer, la memoria, el pensamiento, la concentración, el movimiento, la coordinación, y la percepción sensorial y del tiempo.

La estructura química del THC es similar a la de la sustancia química en el cerebro llamada anandamida. La similitud en la estructura permite que el cuerpo reconozca a la droga y que pueda alterar la comunicación normal del cerebro. La estructura química del THC es similar a la de la sustancia química en el cerebro llamada anandamida. La similitud en la estructura permite que el cuerpo reconozca a la droga y que pueda alterar la comunicación normal del cerebro.

Cuando una persona fuma marihuana, el THC estimula artificialmente a los RCB, lo que altera la función de los cannabinoides naturales. Un exceso de estimulación de estos receptores en las áreas clave del cerebro produce el “estímulo” o “high” que da la marihuana, así como sus efectos sobre otros procesos mentales.

¿Por qué no ha sido aprobada la marihuana como medicamento por la FDA?

En realidad, el THC es un medicamento aprobado por la FDA. Se ha demostrado en ensayos clínicos cuidadosamente controlados que este medicamento ofrece un beneficio terapéutico para aliviar las náuseas asociadas con la quimioterapia para el cáncer y para estimular el apetito en pacientes con el síndrome de desgaste (pérdida severa de peso) que a menudo acompaña al SIDA.

Sin embargo, hasta la fecha, la evidencia científica no es suficiente para que la planta de la marihuana obtenga la aprobación de la FDA, y hay una serie de razones de ello:

En primer lugar, no ha habido suficientes ensayos clínicos que demuestren que los beneficios de la marihuana son mayores que sus riesgos en los pacientes cuyos síntomas se quieren tratar. La FDA requiere estudios cuidadosamente realizados en un gran número de pacientes (de cientos a miles) para evaluar con precisión los beneficios y los riesgos de un medicamento potencial.

En segundo lugar, para ser considerado un medicamento legítimo, una sustancia debe tener ingredientes bien definidos y que se puedan medir, de tal manera que las dosis unitarias (por ejemplo comprimidos, aerosol o inyecciones) sean consistentes de una administración a otra. Esta consistencia permite a los médicos determinar la dosis y la frecuencia del medicamento.

¿Cuál es la diferencia entre la marihuana medicinal y la “de la calle”?

No hay una diferencia entre la marihuana medicinal y la marihuana que se vende en la calle. La marihuana que se vende en los dispensarios como medicamento es de la misma calidad y tiene los mismos riesgos a la salud que la marihuana que se vende en la calle.

Además del THC, la planta de la marihuana contiene más de 400 compuestos químicos, incluyendo otros cannabinoides que pueden ser biológicamente activos y varían de una planta a otra. Esto hace que sea difícil considerar su uso como un medicamento a pesar de que algunos de los ingredientes específicos de la marihuana pueden ofrecer beneficios.

Por último, la marihuana tiene ciertos efectos adversos para la salud que también deben tomarse en cuenta. Debido a que normalmente se fuma, la marihuana puede causar o empeorar síntomas respiratorios (por ejemplo, la bronquitis o la tos crónica). También disminuye la memoria a corto plazo y la coordinación motora; retrasa el tiempo de reacción; altera el estado de ánimo, el juicio y la toma de decisiones; y en algunas personas puede causar ansiedad severa (paranoia) o psicosis (pérdida de contacto con la realidad). Y la marihuana es adictiva: alrededor de 4.5 millones de personas en los Estados Unidos cumplen con los criterios clínicos requeridos para un diagnóstico de abuso o dependencia de la marihuana.

Las investigaciones muestran que la percepción de los estudiantes de 12o grado sobre los riesgos de la marihuana disminuye cuando su consumo de marihuana aumenta, y viceversa (vea la gráfica abajo)Ideas erróneas sobre los peligros de la marihuana.  La creciente aceptación de la marihuana medicinal puede influir en cómo los jóvenes perciben el daño asociado con el consumo de marihuana en general. Las investigaciones muestran que la percepción de los estudiantes de 12o grado sobre los riesgos de la marihuana disminuye cuando su consumo de marihuana aumenta, y viceversa (vea la gráfica). Las encuestas muestran aumentos significativos en los estudiantes de 10o y 12o grado para el consumo diario, actual y en el año anterior de marihuana, habiendo ya superado las tasas de tabaquismo.

¿Podría usarse la marihuana para crear medicamentos aprobados por la FDA?

Sí. Se siguen realizando investigaciones sobre los posibles usos terapéuticos de la marihuana y de sus ingredientes activos. Los medicamentos que resultan de estas investigaciones muestran potencial para el tratamiento del dolor neuropático, la adicción, la esclerosis múltiple, la obesidad, el síndrome del intestino irritable y otras afecciones.

Para más información

Para más información sobre la marihuana medicinal, visite: http://www.drugabuse.gov/es/ publicaciones/serie-de-reportes/abuso-de-la-marihuana/

Página actualizada en octubre del 2012

DrugFacts