In English
NIDA

DrugFacts: EL VIH/SIDA y el abuso de drogas: dos epidemias entrelazadas

Actualizada en junio del 2012

El abuso de drogas y la adicción han estado íntimamente ligados al VIH/SIDA desde el comienzo de esa epidemia. El vínculo está relacionado con un mayor riesgo tanto de contraer como de transmitir el VIH y de sufrir consecuencias más graves.

Aún no existe una vacuna para prevenir que las personas contraigan el VIH ni existe una cura. Sin embargo, el VIH se puede prevenir y su transmisión se puede reducir. El tratamiento del abuso de drogas fomenta ambos objetivos. Los medicamentos para el VIH también ayudan a prevenir su transmisión y la progresión del VIH al SIDA, prolongando la vida en gran medida.

¿Exactamente qué es el VIH/SIDA?

“VIH” significa virus de la inmunodeficiencia humana. Este virus daña gravemente el sistema inmunitario y causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA, una enfermedad que debilita en gran medida la capacidad del cuerpo para protegerse contra las enfermedades.

El VIH causa este daño infectando a las células inmunitarias de tipo T llamadas células T CD4 positivas (CD4+), las cuales son esenciales para combatir las infecciones. El VIH convierte a las células T CD4+ en "fábricas" que producen más virus del VIH para infectar a otras células sanas, y con el tiempo destruye las células T CD4+.

Al irse perdiendo las células T CD4+, el sistema inmunitario se debilita y la persona infectada se vuelve más propensa a las enfermedades e infecciones comunes. El SIDA se diagnostica cuando una persona tiene una o más de estas infecciones y un conteo de células CD4+ de menos de 200 células/microlitro.

En el 2008, más de 16,000 personas murieron de SIDA.

¿Cómo se transmite el VIH?

El VIH se transmite por el contacto con la sangre u otros líquidos corporales de una persona infectada. Esto puede ocurrir al tener relaciones sexuales sin protección o al compartir equipo para inyectarse drogas. Además, las mujeres infectadas que no han recibido tratamiento pueden transmitir el VIH a sus bebés durante el embarazo, el parto o la lactancia.

¿Cómo afecta el uso de drogas al VIH?

La mayoría de las personas saben que el uso de drogas intravenosas y el compartir agujas pueden transmitir el VIH, pero es menos conocido el papel que juega el abuso de drogas en general. Cuando una persona está bajo la influencia de ciertas drogas, es más probable que lleve a cabo conductas de riesgo tales como tener sexo sin protección con una pareja infectada. De hecho, la forma más común (pero no la única) de contraer el VIH es a través de relaciones sexuales sin protección. Esto incluye el sexo "transaccional", es decir, el intercambio de sexo por drogas o dinero.

El abuso de drogas y la adicción también pueden empeorar los síntomas del SIDA, por ejemplo, causando mayor daño neuronal y deterioro cognitivo.

Debido a la estrecha relación entre el abuso de drogas y la propagación del VIH, el tratamiento del abuso de drogas puede ser un medio eficaz para prevenir la propagación de este virus. Las personas en tratamiento para el abuso de drogas (que a menudo incluye orientación sobre cómo reducir el riesgo de contraer el VIH) dejan de usar o disminuyen su consumo de drogas y comportamientos de riesgo, incluyendo las prácticas de inyección de drogas riesgosas y las prácticas sexuales de riesgo.

¿Cualquiera se puede contagiar con el VIH/SIDA?

Sí, cualquier persona es vulnerable a contraer el VIH. A pesar de que los usuarios que se inyectan las drogas o consumen drogas de otras maneras tienen un riesgo elevado, cualquier persona que tenga relaciones sexuales sin protección puede estar expuesta a la infección. En el 2010, cerca de 50,000 personas fueron diagnosticadas como portadoras del VIH. De entre todas las infecciones nuevas, casi las dos terceras partes se produjeron en hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH). En el 2008, la mitad de las personas portadoras del VIH eran hombres que tienen sexo con otros hombres.

Pie chart showing new HIV Diagnoses in 2010. Hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH), 61%. Contacto hetero-sexual, 28%. Usuarios de drogas inyectables (UDI), 8%. HSH/UDI, 3%. Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

La infección por el VIH también se manifiesta de manera desproporcionada en la comunidad afroamericana. Más de la mitad de todos los casos nuevos diagnosticados en los Estados Unidos se encuentran en los afroamericanos, seguidos por las poblaciones de blancos e hispanos.

¿Cómo se trata el VIH?

Desde el comienzo de la epidemia del VIH/SIDA en la década de los ochenta hasta mediados de los noventa, la infección por el VIH representaba casi una sentencia de muerte por SIDA. El número de muertes se redujo después de 1996, con la introducción de tratamientos eficaces.

La gráfica muestra que con la introducción de la HAART en 1995, el número de muertes relacionadas con el VIH disminuyó en casi 30,000 en un periodo de más de 2 años, y se mantuvo estable hasta el 2007. Asimismo, el número de personas viviendo con el VIH aumentó en casi 400,000 personas durante ese periodo de tiempo.

“HAART” son las siglas en inglés para terapia antirretroviral altamente activa (también conocida en español como TARAA), que es una combinación personalizada de las diferentes clases de medicamentos que un médico prescribe para tratar el VIH. Aunque no se puede librar al cuerpo del virus, la terapia HAART puede controlar el número de partículas virales en la sangre (la carga viral), lo que ayuda a retrasar el inicio de los síntomas y la progresión del virus al SIDA, y así prolongar la supervivencia de las personas que tienen el VIH.

¿Por qué es tan importante hacerse la prueba del VIH?

Una persona infectada con el VIH puede verse y sentirse bien por muchos años sin saber que está infectada. De hecho, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades calculan que 1.2 millones de personas están infectadas con el VIH en los Estados Unidos y que una de cada cinco de ellas no sabe que está infectada. La prueba del VIH es fundamental y puede ayudar a prevenir la propagación de la infección tanto entre los que corren mayor riesgo (por ejemplo, las personas que abusan de las drogas) como en la población en general. No es complicado hacerse la prueba, y algunas de las pruebas pueden incluso dar resultados en 20 minutos, aunque los resultados de la prueba no son totalmente fiables sino hasta de 6 a 8 semanas después de la exposición al VIH. Ese tiempo es necesario para que los anticuerpos del VIH se formen en cantidades que se puedan detectar por una prueba estándar del VIH.

Las investigaciones muestran que se puede prevenir la propagación del VIH identificando a las poblaciones de alto riesgo, haciéndoles las pruebas y comenzando el tratamiento en las personas que tienen resultados positivos. Esta prevención funciona porque se disminuye la carga viral y la capacidad de infectar a otros y, por lo tanto, se reduce la prevalencia de la enfermedad, en beneficio de todos.

Para más información

Para obtener más información sobre el VIH/SIDA, visite www.drugabuse.gov/es/publicaciones/serie-de-reportes/el-vihsida.

Página actualizada en junio del 2012