In English
NIDA

DrugFacts: Conducir bajo la influencia de las drogas

Actualizada en mayo del 2015

El uso de drogas ilegales o el mal uso de medicinas prescritas pueden hacer que sea peligroso conducir un vehículo—igual que cuando se conduce después de beber alcohol. Conducir drogado pone en riesgo no solo al conductor, sino también a los pasajeros y a otros que comparten la carretera. 

Imagen borrosa de una carretera en la noche

¿Por qué es peligroso conducir drogado?

Los efectos de cada droga son diferentes dependiendo de cómo actúan en el cerebro. Por ejemplo, la marihuana puede atrasar el tiempo de reacción, deteriorar las facultades para juzgar el tiempo y la distancia y disminuir la coordinación motora. Ciertos tipos de sedantes, llamados benzodiacepinas, pueden causar mareo y sueño, lo cual puede llevar a que la persona tenga un accidente. 

Investigaciones científicas han demostrado que el uso de marihuana tiene efectos negativos en las facultades de los conductores, incluyendo conducir en zigzag, no poder reaccionar a tiempo y no poder poner atención a la carretera (Hartman, 2013). 

Es necesario realizar más investigaciones para saber qué cantidad de una droga puede impedirle a una persona poder conducir. Pero aun cantidades mínimas de ciertas drogas pueden tener un efecto notable. En algunos estados hay leyes de cero-tolerancia a conducir drogado. Esto significa que una persona puede enfrentar cargos legales por conducir bajo la influencia (driving under the influence—DUI) si se encuentra cualquier cantidad de droga en su sangre u orina. Es importante tener en cuenta que hay muchos estados esperando que las investigaciones sobre las drogas definan claramente cuáles son los niveles en la sangre que indican que una persona esta deshabilitada para conducir, así como están definidos los niveles de alcohol que inhabilitan a un individuo para conducir. 

Aquí puede encontrar más información sobre otras sustancias y sus efectos en la salud, los cuales pueden afectar las facultades para conducir www.drugabuse.gov/drugs-abuse/commonly-abused-drugs-charts

¿Cuántas personas conducen bajo la influencia de las drogas?

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud (National Survey on Drug Use and Health—NSDUH) del 2013, se calcula que unas 9,9 millones de personas de 12 años de edad o mayores (es decir, un 3,8 por ciento de los adolescentes y adultos) reportaron haber conducido bajo la influencia de drogas ilícitas* durante el año anterior a la encuesta. Esta cifra fue menor a la tasa del 2012 (del 3,9 por ciento). En comparación, en el 2013, se calcula que unas 28,7 millones de personas (el 10,9 por ciento) informaron haber conducido bajo la influencia del alcohol por lo menos una vez en el año anterior a la encuesta (SAMHSA, 2014). 

De acuerdo con la Encuesta Nacional de las Carreteras del 2013-2014 de la Administración Nacional para la Seguridad Vial (National Highway Traffic Safety Administration—NHTSA), más del 22 por ciento de las personas que conducían dieron positivo en las pruebas para drogas ilegales o medicamentos con o sin prescripción médica. Esta suma se vio entre los días de la semana y las noches durante el fin de semana. El uso de drogas ilícitas durante el día aumento al compararlo al uso en las noches, mientras que el uso de medicamentos con prescripción disminuyo. En comparación, el 1,1 por ciento de los conductores dieron positivo en las pruebas de alcohol durante las horas del día entre semana, y un 8,3 por ciento de los conductores dieron positivo durante las noches del fin de semana (Berning, 2015). 

Según los datos de la NSDUH, los hombres son más propensos que las mujeres a conducir bajo la influencia de una droga ilícita o del alcohol, y un gran porcentaje de los jóvenes de 18 a 25 años de edad son más propensos a conducir después de consumir drogas en comparación con los conductores mayores de 26 años de edad (SAMHSA, 2014). 

* La palabra "ilícitas" se refiere al uso de drogas ilegales, incluyendo la marihuana de acuerdo a la ley federal y el mal uso de medicinas con prescripción.  

¿Qué tan frecuente ocurren accidentes por conducir bajo la influencia de las drogas? 

Es difícil medir cuantos accidentes han sido ocasionados por conducir bajo la influencia de las drogas. En parte porque: 

  • hasta el momento no existe una prueba efectiva que se pueda usar en las carreteras, para medir el nivel de drogas en el cuerpo de los conductores 
  • usualmente no se hacen pruebas de drogas en las personas que tienen un nivel de alcohol más alto del límite porque ya con esto es suficiente para imponerle un cargo legal a la persona por conducir en estado de ebriedad 
  • a muchos de los conductores que ocasionan un accidente se les encuentra drogas y alcohol o más de una droga en su sistema, haciendo más difícil determinar cuál fue la droga que tuvo el mayor efecto 

En un estudio del NHTSA en el 2009 se descubrió que el 18 por ciento de los conductores que fallecieron en un accidente, habían dado positivo en la prueba de drogas para al menos una droga—un porcentaje más alto comparado a un 13 por ciento en el 2005 (NHTSA, 2010). También, en un estudio en el 2010 se descubrió que en el 11,4 por ciento de los accidentes fatales había un conductor drogado implicado en el accidente (Wilson, 2010). 

Los adultos mayores y el conducir bajo la influencia de las drogas 

  • En el 2010, más de una cuarta parte (26,2 por ciento) de los conductores drogados involucrados en un accidente fatal tenían 50 años de edad o más, un porcentaje más alto comparado al 14,4 por ciento en 1993 (Brady, 2014). 
  • El uso de drogas ilícitas por adultos entre los 50 y los 59 años de edad o mayores, más que se duplico, de un 3,4 por ciento en el 2002 a un 7,2 por ciento en el 2010 (SAMHSA, 2014). 
  • Nueve de cada 10 personas de 65 años de edad o mayores, toman una o más medicinas con una prescripción, y casi un 40 por ciento toman cinco o más (NCHS, 2014). 
  • La disminución de ciertas facultades mentales en los adultos mayores puede resultar en que la persona tome una medicina prescrita más veces o menos veces de lo indicado o una cantidad incorrecta. Es posible también que los adultos mayores no asimilen la droga en su sistema tan rápido como alguien más joven. Estos factores pueden resultar en una intoxicación accidental. 

¿Cuáles drogas han sido vinculadas con conducir bajo la influencia de las drogas?

Después del alcohol, la marihuana es la droga más frecuentemente vinculada con conducir drogado. Las pruebas de drogas que se usan para detectar la presencia de marihuana en la sangre de los conductores miden el nivel de delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente activo en la marihuana. En la Encuesta Nacional de las Carreteras del 2013-2014, el 12,6 por ciento de los conductores que manejaron durante las noches del fin de semana dieron positivo en el examen de THC. Esta cifra fue significativamente más alta que el 8,6 por ciento que dieron positivo en el 2007 (Berning, 2015). 

Un estudio de más de 3.000 conductores heridos de muerte en Australia demostró que cuando había THC presente en la sangre del conductor, era mucho más probable que fuera culpable del accidente que un conductor sin drogas o alcohol en su sistema. Además, cuanto mayor era la concentración de THC, más alta era la probabilidad de que el conductor fuera culpable (Drummer, 2004). 

Imagen de un accidente automovilístico, con una joven y dos amigos parados al lado del carro.

En un estudio nacional sobre accidentes fatales que se llevó a cabo en el 2010 se encontró que el 46,5 por ciento de los conductores que habían dado positivo en la prueba de drogas habían usado una medicina de prescripción, el 36,9 por ciento habían usado marihuana y el 9,8 por ciento habían usado cocaína. Las medicinas de prescripción que se encontraron más frecuentemente en las pruebas de drogas fueron (Wilson, 2010): 

  • alprazolam (Xanax®)—12,1 por ciento 
  • hydrocodone (Vicodin®)—1,1 por ciento 
  • oxycodone (OxyContin®)—10,2 por ciento 
  • diazepam (Valium®)—8,4 por ciento 

Es importante tener en cuenta que este estudio no hizo una distinción entre el uso de drogas legales e ilegales. En un estudio pequeño sobre las fatalidades de conductores en seis estados, el 28,3 por ciento de los conductores dieron positivo en la prueba de drogas en el 2010—12,2 por ciento por marihuana y 5,4 por ciento por opioides. Estas cifras fueron significativamente más altas que en 1999 cuando el 16,6 por ciento de los conductores dieron positivo—4,2 por ciento por marihuana y 1,8 por ciento por opioides (Brady, 2014). 

¿Por qué es conducir drogado especialmente problemático entre los adolescentes y los jóvenes? 

Los accidentes automovilísticos son la causa número uno de las fatalidades entre los jóvenes de 16 a 19 años de edad (Teen Drivers, 2014). Los adolescentes son más propensos que los adultos a subestimar o a no reconocer situaciones peligrosas. Ellos también son más propensos a conducir más rápido y a dejar menos espacio entre un vehículo y otro (Teen Drivers, 2014). Cuando la falta de experiencia conduciendo se combina con el uso de drogas, los resultados pueden ser trágicos. 

Datos tomados de una encuesta que se realizó en el 2011 entre estudiantes de sexto al duodécimo grado demostró que en las 2 semanas anteriores a la encuesta, el número de estudiantes de duodécimo grado que habían conducido después de usar (O’Malley, 2013): 

  • marihuana era un 12,4 por ciento 
  • otras drogas ilícitas era un 2,4 por ciento 
  • alcohol era un 8,7 por ciento 

En un estudio sobre estudiantes universitarios con acceso a un vehículo, se encontró que 1 de cada 6 estudiantes (aproximadamente un 17 por ciento) habían conducido bajo la influencia de alguna droga, otra que el alcohol, por lo menos una vez durante el año antes a la encuesta. De esos estudiantes, entre un 57 y un 67 por ciento habían hecho esto por lo menos tres veces durante ese año y entre un 27 y un 37 por ciento por lo menos 10 veces. La marihuana fue la droga que se usó más frecuentemente, seguida por la cocaína y los opioides prescritos (Arria, 2011). 

Debido a que conducir bajo la influencia de las drogas puede poner a las personas en un riesgo más alto de accidentarse, expertos de la salud pública invitan a las personas que usan drogas y alcohol a desarrollar estrategias sociales para prevenir que terminen conduciendo un automóvil cuando están bajo la influencia de cualquier sustancia. Algunos de los pasos que las personas pueden tomar incluyen: 

  • ofrecerse a ser la persona a cargo de conducir 
  • escoger a una persona que va a estar a cargo de conducir y va a guardar las llaves de todos los autos 
  • evitar conducir a fiestas donde van a haber drogas o alcohol 
  • dialogar con anterioridad sobre los riesgos de conducir bajo la influencia de las drogas con los amigos 

Puntos para recordar 

  • El uso de drogas ilegales o el mal uso de medicinas con prescripción pueden hacer que conducir un auto sea peligroso—igual que si se conduce después de haber bebido alcohol. 
  • En el 2013, aproximadamente 9,9 millones de personas de 12 años edad o mayores reportaron haber conducido bajo la influencia de alguna droga ilícita. 
  • Es difícil medir cuantos accidentes automovilísticos son causados por conducir drogado. 
  • Después del alcohol, la marihuana es la droga más frecuentemente vinculada con conducir bajo la influencia de las drogas. 
  • Cuando se combinan la falta de experiencia conduciendo con el uso de drogas, los resultados pueden ser trágicos. 
  • En el 2010, más de una cuarta parte de los conductores que habían tenido un accidente fatal y que habían conducido drogados tenían 50 años de edad o eran mayores de 50. 
  • Las personas que usan drogas o alcohol deben desarrollar estrategias sociales para prevenir que terminen conduciendo un automóvil cuando están bajo la influencia de alguna sustancia. 

Para más información

Para más información sobre conducir bajo la influencia de las drogas, visite la página: 
www.whitehouse.gov/ondcp/drugged-driving 

Para más información sobre la marihuana, y el uso y mal uso de las medicinas prescritas, visite la página: 
www.drugabuse.gov/es/publicaciones/serie-de-reportes/la-marihuana/nota-de-la-directora
www.drugabuse.gov/es/publicaciones/los-medicamentos-de-prescripcion-abuso-y-adiccion/nota-de-la-directora  

Estudio de Observación del Futuro (Monitoring the Future) 

Aprenda más sobre la encuesta de Observación del Futuro, la cual mide anualmente el consumo de drogas, alcohol y tabaco y las actitudes relacionadas con el uso de drogas entre los estudiantes adolescentes a nivel nacional: 
www.drugabuse.gov/related-topics/trends-statistics/monitoring-future 

Referencias 

Arria AM, Caldeira KM, Vincent KB, Garnier-Dykstra LM, O’Grady KE. Substance-related traffic-risk behaviors among college students. Drug Alcohol Depend. 2011;118(2-3):306-312. 

Berning A, Compton R, Wochinger K. Results of the 2013-2014 National Roadside Survey of alcohol and drug use by drivers. Washington, DC: National Highway Traffic Safety Administration; 2015. Report No. DOT HS 812 118. 

Brady JE, Guohua L. Trends in alcohol and other drugs detected in fatally injured drivers in the United States, 1999-2010. Am J Epidemiol. 2014;179(6):692-699. 

Drummer OH, Gerostamoulos J, Batziris H, et al. The involvement of drugs in drivers of motor vehicles killed in Australian road traffic crashes. Accid Anal Prev. 2004;36(2):239-248. 

Hartman RL, Huestis MA. Cannabis effects on driving skills. Clin Chem. 2013;59(3):478-492. 

National Center for Health Statistics (NCHS). Health, United States, 2013: With Special Feature on Prescription Drugs. Hyattsville, MD: Centers for Disease Control and Prevention; 2014. DHHS Publication No. 2014-1232. 

National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA). Drug Involvement of Fatally Injured Drivers. Washington, DC: National Center for Statistics and Analysis; 2010. Report No. DOT HS 811 415. 

O’Malley PM, Johnston LD. Driving after drug or alcohol use by US high school seniors, 2001-2011. Am J Public Health. 2013;103(11):2027-2034. 

Substance Abuse and Mental Health Services Administration (SAMHSA). Results from the 2013 National Survey on Drug Use and Health: Detailed Tables. Rockville, MD: Substance Abuse and Mental Health Services Administration; 2014. 

Teen Drivers: Get the Facts. Centers for Disease Control and Prevention. www.cdc.gov/motorvehiclesafety/teen_drivers/teendrivers_factsheet.html. Reviewed October 7, 2014. Accessed May 19, 2015. 

Wilson FA, Stimpson JP, Pagán, JA. Fatal crashes from drivers testing positive for drugs in the U.S., 1993-2010. Public Health Rep. 2014;129(4):342-350. 

Esta publicación está disponible para su uso y puede ser reproducida, en su totalidad, sin pedir autorización al NIDA. Se agradece la citación de la fuente, de la siguiente manera: 

Fuente: Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas; Institutos Nacionales de la Salud; Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. 

Página actualizada en mayo del 2015

Get this Publication

Cite este artículo

Cita estilo la Asociación Americana de Psicología (APA)

National Institute on Drug Abuse. Conducir bajo la influencia de las drogas Obtenido de https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/drugfacts/conducir-bajo-la-influencia-de-las-drogas

Para copiar, presione ctrl + c

Portal de información sobre la salud de los Institutos Nacionales de Salud

Family

Visite el nuevo portal de información de salud en español, creado por los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health—NIH). Este portal proporciona información fiable y gratuita sobre la salud, basada en investigaciones científicas . Aprenda más en http://salud.nih.gov/

Take the IQ Challenge en Español!