In English
NIDA

DrugFacts: Catinonas sintéticas (“sales de baño”)

Actualizada en diciembre del 2012

El término "sales de baño" se refiere a una clase nueva de drogas que contienen una o más sustancias químicas sintéticas relacionadas con la catinona, un estimulante parecido a la anfetamina que se encuentra normalmente en la planta del khat.

Los informes de intoxicación grave y efectos adversos a la salud asociados con el uso de las sales de baño han hecho que estas drogas se conviertan en un problema grave y creciente en las áreas de salud y seguridad pública. Las catinonas sintéticas en las sales de baño pueden producir euforia y un aumento en la sociabilidad y el deseo sexual, pero algunos usuarios experimentan paranoia, agitación y delirio alucinatorio; algunos incluso muestran comportamiento psicótico y violento y se han reportado muertes en varios casos.

Sólo en el nombre

No se deben confundir los productos de catinona sintética que se comercializan como "sales de baño" para eludir la detección de las autoridades con los productos tales como las sales de Epsom que se venden para mejorar la experiencia del baño. Estos últimos no tienen propiedades psicoactivas (como las de las drogas de abuso).

Las sales de baño suelen tomar la forma de un polvo cristalino blanco o café y se venden en bolsas de plástico o paquetes de papel aluminio etiquetados como “No apto para el consumo humano”. A veces también se venden como “fertilizantes o alimento para plantas”, o más recientemente como “limpiador de joyas” o “limpiador de pantalla de teléfonos”. Se venden en el Internet y en las tiendas de parafernalia de drogas con diversos nombres como “ola de marfil”, “paloma roja”, “seda azul”, “séptimo cielo”, “cielo de vainilla”, “ola lunar” y “cara cortada” en español; y “Ivory Wave", "Bloom", "Cloud Nine", "Lunar Wave", "Vanilla Sky", "White Lightning" y “Scarface” en inglés.

Bath Salts

¿Cómo se abusan las sales de baño?

Por lo general, las sales de baño se toman por vía oral, se inhalan o se inyectan. Los peores resultados suelen ocurrir cuando se inhalan o se inyectan.

¿Cómo afectan las sales de baño al cerebro?

Las catinonas sintéticas que comúnmente se encuentran en las sales de baño incluyen la 3,4 metilenedioxipirovalerona (MDPV), la mefedrona (“Drone”, “Meph” o “Meow Meow” en inglés) y la metilona, pero hay muchas más. Todavía hay mucho que no se conoce sobre cómo estas sustancias afectan al cerebro humano y las propiedades pueden variar un poco entre una y otra catinona. Químicamente se parecen a las anfetaminas (como la metanfetamina) así como a la MDMA (éxtasis).

Se han reportado efectos de excitación y a menudo de agitación en las personas que han tomado sales de baño. Estos efectos son similares a los de otras drogas como las anfetaminas y la cocaína, que elevan el nivel del neurotransmisor dopamina en los circuitos cerebrales que regulan la gratificación y el movimiento. Una oleada de dopamina en estos circuitos provoca sentimientos de euforia y un aumento de actividad, además de que también puede aumentar la frecuencia cardiaca y la presión arterial. Las sales de baño han sido comercializadas como sustitutos baratos y hasta hace poco legales (vea el cuadro) de esos estimulantes. Un estudio reciente encontró que la MDPV (la catinona sintética que se encuentra con más frecuencia en la sangre y en la orina de los pacientes que se admiten a las salas de emergencia después de haber consumido las sales de baño) aumenta el nivel de dopamina en el cerebro de la misma manera que la cocaína, pero es al menos 10 veces más potente.

Los efectos alucinantes que con frecuencia se reportan en los usuarios de las sales de baño son similares a los de otras drogas como la LSD o la MDMA que elevan los niveles de la serotonina, otro neurotransmisor. Un análisis reciente de los efectos de la mefedrona y la metilona en ratas demostró que estas drogas aumentan los niveles de serotonina de una manera similar a la MDMA.

Una amenaza en constante cambio

Cuando las sales de baño surgieron a finales de la última década, se volvieron populares rápidamente en los Estados Unidos y en Europa como “drogas legales”. En octubre del 2011, la Administración para el Control de los Estupefacientes (DEA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos colocó tres catinonas sintéticas comunes bajo prohibición de emergencia en espera de realizar más investigaciones sobre las mismas. En julio del 2012, el Presidente Obama firmó la legislación haciendo permanentemente ilegales a dos de estas catinonas, la mefedrona y la MDPV, junto con varias drogas sintéticas adicionales que a menudo se venden como sustitutos de la marihuana (“Spice”).

Aunque la nueva ley también prohíbe la venta de “análogos” químicamente similares a las drogas mencionadas, es predecible que los fabricantes respondan creando nuevas drogas lo suficientemente diferentes a las sustancias prohibidas como para evadir esta restricción legal. Por ejemplo, después de ser prohibida en el Reino Unido en el 2010, la mefedrona fue reemplazada rápidamente por una sustancia química llamada nafirona que ahora se vende como "limpiador de joyas" bajo la marca "Cosmic Blast".

¿Cuáles son otros efectos a la salud de las sales de baño?

Las sales de baño han sido vinculadas a un aumento alarmante en el número de visitas a las salas de emergencia y a los centros de control de envenenamiento en todo el país. Las reacciones que se reportan comúnmente en las personas que han requerido atención médica después de usar las sales de baño incluyen síntomas cardiacos (como latidos rápidos del corazón, presión arterial alta y dolores en el pecho) y síntomas psiquiátricos como paranoia, alucinaciones y ataques de pánico.

Los pacientes con el síndrome conocido como "delirio con excitación" como resultado de tomar las sales de baño también pueden sufrir de deshidratación, deterioro del tejido muscular esquelético e insuficiencia renal. En varias ocasiones, la intoxicación con varias de las catinonas sintéticas, incluyendo la MDPV, la mefedrona, la metedrona y la butilona ha resultado en la muerte.

Los primeros resultados indican que las catinonas sintéticas tienen un alto potencial de abuso y de adicción. En un estudio de los efectos de gratificación y refuerzo de la MDPV, las ratas mostraron patrones de autoadministración y un aumento de la ingesta de drogas casi idéntica a los de la metanfetamina. Los consumidores de las sales de baño han informado que las drogas desencadenan antojos intensos (o una necesidad compulsiva de consumir la droga de nuevo) y que son altamente adictivos. El consumo frecuente puede resultar en la tolerancia, dependencia, y en fuertes síntomas del síndrome de abstinencia si se deja de tomar la droga.

Los peligros de las sales de baño se ven agravados por el hecho de que estos productos suelen contener otros ingredientes desconocidos que pueden tener sus propios efectos nocivos.

Además, los consumidores de drogas que creen que están comprando otras drogas como el éxtasis, podrían estar en peligro de recibir catinonas sintéticas en su lugar. Por ejemplo, se ha encontrado con frecuencia que la MDMA ha sido sustituida con mefedrona en las pastillas vendidas como éxtasis en los Países Bajos.

Para más información

Para más información en inglés sobre las sales de baño, visite http://www.emcdda.europa.eu/publications/drug-profiles/synthetic-cathinones

Página actualizada en diciembre del 2012

DrugFacts